El Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó hoy el II Plan de Impulso a los Servicios Públicos 2020-2023, que contempla la aprobación de cerca de 6.000 plazas de empleo público en ese periodo, que se sumarán a las casi 12.000 de la primera edición de este plan y que permitirán crear oportunidades de empleo en la región, transmitir certidumbre a los ciudadanos interesados en adquirir la condición de funcionario de la Administración regional y mejorar la calidad de los servicios públicos.

El Consejo de Gobierno aprobó el II Plan de Impulso a los Servicios Públicos 2020-2023, que consta de casi 6.000 plazas 1

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, informó los detalles del plan, en una rueda de prensa que ha tenido lugar en el Palacio de Fuensalida, tras su aprobación por parte del Consejo de Gobierno.

Un plan que, en línea con el aprobado cuatro años atrás, también dotará de mayor estabilidad a las plantillas de la Administración regional e incentivará el desarrollo profesional de los empleados públicos, ya que, tal como resaltó Ruiz Molina, a las 6.000 plazas de nuevo ingreso previstas habrá que sumar en las ofertas de empleo público que se aprueben cada año las correspondientes plazas de promoción interna

Ruiz Molina señaló que con esta estrategia de planificación a cuatro años en lo que se refiere a empleo público, el Gobierno de Castilla-La Mancha prevé aprobar, como mínimo, 1.300 plazas durante el ejercicio 2020, cerca de 1.400 en el 2021 y unas 1.600 en 2022 y en 2023.

En cuanto al reparto por sectores de estas casi 6.000 plazas previstas, Ruiz Molina indicó que se dividirán entre unas 2.000 plazas del sector educativo, 2.200 plazas para el sector sanitario, y unas 1.700 en el ámbito de la Administración General.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas explicó que será en el momento de la aprobación de la Oferta de Empleo Público de cada año, cuando se determinarán los cuerpos, escalas, especialidades o categorías que se convocan, así como la distribución de plazas entre los distintos sistemas de acceso, ya que “todas las ofertas públicas de empleo se deben negociar previamente en las respectivas mesas de negociación con los sindicatos”.

“Las ofertas de empleo público son un instrumento fundamental en la ordenación del empleo en las administraciones públicas, dado que su aprobación posibilita, por un lado, la incorporación de los nuevos efectivos que sean necesarios para la prestación de los servicios públicos y, por otro, la promoción profesional del personal que ya forma parte de la propia administración”, remarcó Ruiz Molina sobre la importancia de la planificación que hoy ha aprobado el Consejo de Gobierno.

Castilla-La Mancha planteará un mayor margen de maniobra para las comunidades autónomas en las ofertas de empleo público

Sobre la estimación de plazas previstas en el II Plan de Impulso a los Servicios Públicos, Ruiz Molina subrayó que se elaboró “en base a la tasa de reposición vigente, que data del ejercicio 2018 y que para aquellas comunidades autónomas que hemos cumplido los objetivos de estabilidad se eleva hasta el 100 por cien de efectivos”.

En este sentido, Ruiz Molina aclaró que la estimación que realizó para este II Plan de Impulso a los Servicios Públicos será modificada “si cambia la normativa”.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas añadió en relación al asunto que la tasa de reposición no deja de ser “un corsé para las administraciones públicas en relación a las ofertas de empleo público que se pretenden aprobar cada año”.

Por esta razón, Ruiz Molina manifestó que la intención del Gobierno de Castilla-La Mancha es que en la próxima Conferencia de Presidentes que se celebre tras la constitución del nuevo Gobierno de España, el presidente regional, Emiliano García-Page, lleve entre sus propuestas dar un “mayor margen de maniobra a las Comunidades Autónomas”, para que éstas puedan “actuar con autonomía” a la hora de “decidir cómo queremos prestar los servicios públicos a nuestros ciudadanos”.

La Oferta de Empleo Público de 2019 ascenderá a unas 2.000 plazas de nuevo ingreso

Sobre el I Plan de Impulso a los Servicios Públicos, cuya ejecución también se analizó en la reunión del Consejo de Gobierno, Ruiz Molina señaló que al aprobarse en noviembre de 2015, se planteaba la aprobación de 6.000 plazas de empleo público, con una previsión que se vio incrementada al añadir a las plazas consecuencia de la tasa de reposición aquellas derivadas de la denominada tasa de estabilización del empleo temporal, llegando así a cerca de 12.000 plazas.

La denominada tasa de estabilización del empleo temporal fue una consecuencia de la propuesta del presidente García-Page en la última Conferencia de Presidentes que se celebró en enero de 2017, y que, finalmente, fue aprobada.

“Desde Castilla-La Mancha hemos agotado todas las posibilidades que nos daban a las administraciones públicas tanto la tasa de reposición como la tasa de estabilización del empleo temporal”, ha puesto en valor Ruiz Molina, quien ha añadido sobre este respecto que eso ha permitido que la región sea “una de las comunidades autónomas que menor porcentaje de interinos tiene ya en el conjunto de administraciones públicas, en la medida en que vamos resolviendo todos los procesos selectivos en los que estamos inmersos”.

Hasta ahora, en el marco del I Plan de Impulso a los Servicios Públicos, se han aprobado en la región 9.728 plazas en las ofertas de empleo público de los ejercicios 2016, 2017 y 2018.

Este primer Plan finalizará con la aprobación de la Oferta de Empleo Público del presente año 2019. Para ello, en las próximas semanas, Ruiz Molina adelantó que se comenzará la negociación con los sindicatos de esta oferta de empleo público, que se acercará a las 2.000 plazas de nuevo ingreso, a las que habrá que sumar las plazas de promoción interna.