El Centro de llamadas para seguimiento de pacientes crónicos y dependientes de Castilla-La Mancha, ubicado en la Consejería de Sanidad, realiza 500 llamadas al día. El call center está funcionando desde el pasado 17 de agosto y está compuesto por cinco profesionales sanitarios.

El objetivo de su puesta en marcha es conocer el estado de salud de los ciudadanos castellanomanchegos más vulnerables y saber la percepción de la salud que tienen, a la vez que se les recuerda la importancia que tiene en su bienestar la vacunación contra la gripe, más en medio de la pandemia contra la COVID-19.

“Hay gente a la que, tras estar toda la vida acostumbrados a una atención presencial en su Centro de Salud, les cuesta que esta atención actualmente, debido a la pandemia de COVID, sea telefónica”, explica Elena Zufri, la coordinadora del Centro de llamadas, resaltando que este nuevo servicio que se presta a los ciudadanos de Castilla-La Mancha nace como “un complemento a la Atención Primaria, y vamos a ser punta de lanza para conocer las necesidades que tiene la población a partir de la pandemia que hemos vivido y la nueva normalidad en la que estamos instalados”.

De lunes a viernes y de 8 a 15 horas, los cinco componentes de este centro de llamadas realizan un cuestionario a través del cual se pregunta al usuario por su estado de salud, por si tiene citas pendientes en algún centro médico y por los tratamientos de su enfermedad crónica.

“En la actualidad, hay un millón de personas mayores de 60 años en Castilla-La Mancha”, explica Zufri, recordando que, en un primer momento, “hemos realizado una muestra aleatoria de unas 70.000 personas, para obtener una primera valoración y realizar una explotación de datos y a partir de ahí valorar si debemos ampliar la encuesta o enfocarla de otra manera”.

Los datos recogidos hasta el momento son bastante homogéneos, no habiendo distinción de opiniones por provincias.