La concejala de Servicios Sociales, Ana Abellán, ha avanzado que este sábado, 7 de septiembre, tanto el Baño de la Cava como la Puerta de Alcántara se iluminarán de color rojo con motivo del Día de la Distrofia Muscular de Duchenne con el fin de dar una mayor visibilidad a esta enfermedad.

Se trata de una dolencia que se produce a corta edad y afecta a 1 de cada 5.000 niños. Al año se producen alrededor de 20.000 nuevos casos. Se trata de un desorden progresivo del músculo que causa la pérdida de su función, lo que provoca que los afectados acaben perdiendo totalmente su independencia.

La debilidad muscular progresiva deriva en problemas médicos graves. Los niños, a los 12 años, necesitan silla de ruedas y la expectativa de vida media es de 30 años. Generalmente, la mutación del gen se transmite de la madre al hijo, pero un 35% de los casos ocurre por mutación espontánea.

A día de hoy no existe una cura para esta enfermedad, por lo que desde el colectivo promueven iniciativas para que la investigación al respecto de sus frutos. La Distrofia Muscular de Duchenne es una enfermedad rara, degenerativa y sin cura. Los músculos de los afectados se debilitan poco a poco hasta perder toda su funcionalidad, limitando enormemente su esperanza de vida.