El Consejo de Gobierno aprobó el aplazamiento de pago de los tributos, tanto propios como cedidos, gestionados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, lo que supondrá inyectar durante el mes que está previsto que se prolongue el estado de alarma unos 58 millones de euros a la economía regional, alcanzando a 42.000 sujetos pasivos, entre familias y empresas de la Comunidad Autónoma.

El aplazamiento del pago de impuestos beneficia a más de 42.000 familias y empresas, inyectando liquidez por 58 millones en la economía regional 1

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, hizo este anuncio en la rueda de prensa que ofreció en el Palacio de Fuensalida, junto al consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, después de la reunión del Consejo de Gobierno.

En esta reunión se aprobó una Orden de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas por la que se adoptan medidas excepcionales en el ámbito de la gestión tributaria de la Administración de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Orden que entra en vigor hoy con la publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) y con la que se busca aportar “un granito de arena para intentar paliar los efectos colaterales de esta crisis sanitaria”.

Como explicó Ruiz Molina, esta orden significa “un paso más en las necesarias medidas de contingencia que se deben adoptar debido a esta emergencia sanitaria”, ampliando los plazos de presentación y pago de las autoliquidaciones de todos los tributos que gestiona la Comunidad Autónoma.

Esta ampliación en el pago de los tributos, que era una demanda del sector empresarial, permitirá un doble objetivo, ya que, por un lado, se conseguirá no retirar de la economía doméstica liquidez de los ciudadanos y de las empresas, tan necesaria para ellos en estos momentos, y por otro, se facilitará a la ciudadanía de la región el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

En esta misma dirección, Ruiz Molina recordó que desde el pasado 15 de marzo y durante la vigencia del estado d alarma no se presta atención presencial en las oficinas de la administración regional, y por tanto, de la administración tributaria; el objetivo es prevenir y proteger la salud tanto de empleados públicos que trabajan en las oficinas de la administración tributaria regional como de los contribuyentes que acuden a las mismas.

Sin embargo, Ruiz Molina aclaró que la ampliación de los plazos de presentación e ingreso aprobados mediante esta Orden no supone que los sujetos pasivos que quieran seguir cumpliendo sus obligaciones en los plazos ordinarios puedan hacerlo sin ningún problema, a través del Portal Tributario, en aquellos tributos que están habilitados para ello.

Ampliación de un mes desde que finalice el estado de alarma

Entrando en el detalle de las medidas recogidas en la Orden de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, Ruiz Molina explicó que, en primer lugar, se amplía en un mes, a contar desde la fecha en la que finalice la vigencia del estado de alarma, el plazo para la presentación e ingreso de las autoliquidaciones de todos los tributos, tanto propios como cedidos, gestionados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha cuyo plazo finalice durante la vigencia del estado de alarma.

A su vez, cuando el plazo original de presentación e ingreso de las autoliquidaciones de los tributos finalice en los 15 días naturales siguientes a que finalice el estado de alarma, el plazo se ampliará también en un mes, contado desde que termine el estado de alarma.

Fundamentalmente, los tributos afectados por esta prórroga son el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, tasas y los tributos sobre el juego.

Además, en materia de juego, el pago de la tasa relativa a máquinas recreativas cuyo ingreso fraccionado se debería realizar entre el 1 y el 20 de abril, se aplaza, pudiéndose realizar entre el 1 y el 20 de julio.

Según estimaciones de la Dirección General de Tributos y Ordenación del Juego, suponiendo la prolongación por un mes del estado de alarma, el impacto de las medidas extraordinarias, desde un punto de vista cuantitativo, ascenderá a 58 millones de euros y afectará a más de 41.000 sujetos pasivos, entre familias y empresas.

Del impacto global, el 75 por ciento de la cuantía y el 98 por ciento de los potenciales sujetos pasivos se corresponden con solo dos impuestos, en concreto, el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, en el que se estima que podrían prorrogarse 31.400 liquidaciones, por una suma de aproximadamente 36 millones de euros, y el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que beneficiaría a unos 10.000 ciudadanos, por un importe global de unos 7,5 millones de euros.

En cuanto a la prórroga de la presentación y pago de la tasa fija de las máquinas recreativas, serán un total de 231 las empresas que se verán beneficiadas, que podrán prorrogar hasta julio el abono de 8,8 millones de euros, que en una situación de normalidad deberían pagar en abril.

Por último, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas indicó durante la rueda de prensa que las medidas extraordinarias en el ámbito de la gestión tributaria aprobadas tienen “repercusiones importantes en las finanzas públicas, por cuento suponen un retraso en los ingresos públicos con que se nutre la administración regional, respecto a una situación de normalidad”.