La Cátedra ‘Isabel Muñoz Caravaca’ de la Universidad de Alcalá celebrará los días 24 y 26 de noviembre la segunda edición de sus jornadas, orientadas a la presentación de los avances de su investigación.

Con el título ‘Igualdad de género entre adolescentes y legislación de las violencias’, la primera de las sesiones del martes 24, será para presentar dos estudios, la ‘Igualdad de género entre adolescentes en Castilla-La Mancha’ y ‘La violencia de género en el derecho internacional, europeo y español. Especial referencia a la legislación castellano-manchega’, que abordan problemáticas como la regulación legislativa de la violencia de género, el sexismo entre adolescentes, los mitos del amor romántico, el uso de las redes sociales o el acceso a la pornografía.

En esta primera jornada van a participar, también, Miriam Checa y Alejandro de la Viuda con una ponencia acerca de los ‘Pensamientos distorsionados sobre las mujeres y la violencia de género’.

El jueves 26, Nieves Hernández hará una evaluación sobre el ‘Estado de la cuestión. Estudios previos sobre igualdad y violencia de género’; Enrique Bonilla-Algovia tratará el tema de la ‘Aceptación de los mitos del amor romántico’ y Soledad Andrés hablará sobre la ‘Violencia en el cortejo a través de las redes sociales en la adolescencia’. Para finalizar, tendrá lugar la clausura del encuentro, a cargo de Pilar Callado, directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha.

Las jornadas podrán ser seguidas en directo a través de los siguientes enlaces oficiales de cada una de las jornadas.

Los adolescentes y sus hábitos

El primero de los estudios está centrado en ‘Igualdad de género entre adolescentes en Castilla-La Mancha’ y es uno de los primeros realizados en la región sobre esta materia, elaborado a partir de una encuesta realizada, hace ahora un año, a 1.840 estudiantes de 3º y 4º de ESO de 60 centros educativos de la región.

En él se analizan, por ejemplo, la permanencia de creencias estereotipadas y actitudes de tipo sexista entre adolescentes, los mitos del amor romántico, el consumo de pornografía o el ejercicio de violencia de género a través de las redes sociales en las primeras relaciones de pareja.

Según esta investigación, el estudio revela que el consumo de pornografía entre la población adolescente alcanza el 41,5% en Castilla-La Mancha, aunque se puede afirmar que el 62,1% debió tener alguna experiencia de consumo, en consonancia con otros estudios realizados en forma nacional y que sitúan la cifra en torno al 50 y 60%.

Los chicos, en generar, tienen actitudes más sexistas que las chicas, pero estas actitudes se disfrazan de otras, como el acompañamiento o la protección de la mujer. De ahí que sea importante diferenciar entre las actitudes más hostiles y las más sutiles. Estas últimas no son reconocidas y son muy difíciles de detectar.

El estudio pone en evidencia también, que el sexismo es algo mayor en zonas rurales de la región (aunque las diferencias no son muy significativas) que, en las urbanas, aunque en estas últimas es más habitual el ciberacoso, ya que hay más acceso a las nuevas tecnologías y es más frecuente el uso de las redes sociales.

Por lo general, los adolescentes rechazan la violencia física; sin embargo, si le dan importancia a cuestiones como el control de lo que hay en el móvil de la pareja o que fotografías suben a sus redes sociales.

En este sentido, las redes sociales se han convertido en la forma de comunicación más habitual entre adolescentes y muchas de las cosas que suceden a nivel de violencia de género y actitudes violentas están provocadas por enfrentamientos que no son cara a cara, sino que se producen detrás de una pantalla y reforzados por el grupo, su grupo de pares.

Por eso, resulta importante hacer que los adolescentes hablen de lo que pasa en ese ámbito y también que lo hagan sus familias y sus profesores, que pueden aportar datos sobre cómo los ven en lo que a la comunicación en redes sociales se refiere.

En cuanto a los mitos acerca del amor romántico, no se aprecian grandes diferencias entre chicos de ambas zonas –urbanas o rurales-. Si se parecía que las mujeres tienen una interpretación del amor que podría definirse como más pasional, algo que conciben como que es para toda la vida y por lo que habría que resistir lo que fuese; mientras, los chicos creen más que los celos son una forma de manifestación del amor.

Para Concepción Carrasco, directora de la Cátedra Isabel Muñoz Carava, la educación de los adolescentes en el respeto y la igualdad de género es fundamental. ‘En los centros educativos que ya tenían en marcha políticas de sensibilización o planes de igualdad hemos notado mayor equidad y las respuestas reflejan índices más bajos en todos los instrumentos de medición de sexismos’.

El año próximo se prevé una segunda investigación, en el marco del proyecto de la Cátedra, que abordará el acercamiento de los adolescentes a las redes sociales y su nivel de comunicación en ellas.

La regulación legislativa de la violencia de género

Junto a la investigación anterior, la Cátedra presentó también un segundo estudio llamado ‘La violencia de género en el derecho internacional, europeo y español. Especial referencia a la legislación castellano-manchega’.

Se trata de un análisis de las diferentes normativas en vigor en materia de violencia de género, tanto las leyes nacionales de 2004 y 2018, como los convenios europeos y las normativas general y específica de Castilla-La Mancha. ‘Es una fotografía de la regulación que ya existe, que nos permite darnos cuenta de lo que aún no estamos aplicando’, afirma Concepción Carrasco.

A raíz de esta segunda investigación, la Cátedra trabaja en elaborar una guía que permita interpretar todas estas normativas de una manera más sencilla y que podría estar lista antes de que termine el año.

La Cátedra ‘Isabel Muñoz Caravaca’

La cátedra fue creada por la UAH y el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, con el objetivo de desarrollar actividades de I+D+i, transferencia de los resultados de la investigación y divulgación científica relacionadas con la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres, así como la visibilidad de la contribución de las mujeres al progreso de la Humanidad.

Recibe su nombre de Isabel Muñoz Caravaca, maestra, periodista y ensayista, nacida en 1848 en Madrid, aunque desarrolló su actividad en la provincia de Guadalajara. Está considerada una de las primeras mujeres que profesaron, en esta provincia, una ideología liberal, que destacó como científica pionera, en una sociedad profundamente conservadora, y que abogaba, en un plano de igualdad, por la emancipación de las mujeres.