Con motivo de la celebración mañana jueves de la misa de Corpus Christi en la Catedral, se va a activar un dispositivo de movilidad cuyo objetivo es garantizar la seguridad de las personas y cumplir las normas aún vigentes en el estado de alarma por COVID-19 que obligan a evitar concentraciones de público y a respetar el distanciamiento social. Por este motivo, la plaza del Ayuntamiento quedará despejada durante la eucaristía.

Durante la mañana del jueves se va a permitir el acceso a la Catedral a las personas invitadas a la eucaristía y, una vez iniciada la ceremonia religiosa, la plaza del Ayuntamiento quedará despejada, no pudiendo permanecer en ella y permitiéndose el paso exclusivamente a las personas que quieran acceder a su domicilio.

La Policía Local y la Policía Nacional se encargarán de ordenar la movilidad en esta zona y de informar a los ciudadanos de los itinerarios alternativos para el resto de desplazamientos autorizados.

Las medidas han sido consensuadas por el Ayuntamiento y el Cabildo de la Catedral, cuyos responsables hacen un llamamiento a la ciudadanía para que respeten las medidas de seguridad, de protección personal y de distanciamiento social vigentes en la fase 2 de la desescalada en la que se encuentra la ciudad de Toledo.

Los responsables del Templo Primado y del Consistorio recuerdan que los ciudadanos podrán seguir toda la Eucaristía a través de la televisión, pues el evento será retransmitido por Radiotelevisión Diocesana.

Además, se recuerda que, como es habitual, el viernes, el sábado y el domingo en la catedral el Santísimo quedará expuesto en la custodia de Arfe, al finalizar la misa, para los fieles que deseen.