El Gobierno de Castilla-La Mancha publica hoy en el DOCM el Decreto que delimita los municipios que quedan encuadrados en el marco de la Ley 5/2017, de 30 de noviembre, de Estímulo Económico de Zonas Prioritarias.

Una norma que tiene por objeto llevar a cabo un esfuerzo extraordinario en los incentivos al crecimiento económico y del empleo en aquellas zonas que han sido especialmente golpeadas por la crisis económica, con el fin último de facilitar que la recuperación económica llegue por igual a todos los territorios de la región.

La delimitación de zonas encuadrads en la ley siguió los criterios legislativos: el paro registrado en relación con la población en edad de trabajar y la disminución de la población. La Ley establece que los indicadores se revisen cada cuatro años para volver a delimitar los territorios incluidos.

Atendiendo a estos criterios, los municipios que podrán beneficiarse de las medidas establecidas en esta norma son Elche de la Sierra, Hellín y Tarazona de la Mancha en la provincia de Albacete, las localidades de Almadén, Argamasilla de Alba, Argamasilla de Calatrava, Daimiel, Herencia, Malagón, Pedro Muñoz, Piedrabuena, Puertollano, La Solana, Tomelloso y Villarrubia de los Ojos en la provincia de Ciudad Real, Cuenca, Huete y Ledaña en la provincia de Cuenca, Azuqueca de Henares en la de Guadalajara, y Mora, La Puebla de Montalbán, Talavera de la Reina y Villacañas en Toledo. Por otra parte, la Ley también incluye a los municipios incluidos en el marco de las Inversiones Territoriales Integradas (ITI).

Los refuerzos a las medidas de estímulo económico que esta ley plantea para los municipios incluidos pueden ir desde asignar una reserva total del crédito de las convocatorias a los proyectos dirigidos a estos municipios, un incremento del 20 por ciento en la intensidad de las ayudas, o el establecimiento de criterios de valoración que prioricen los proyectos desarrollados en estas zonas.

Las líneas de ayudas a las que resultarán aplicables las medidas de estímulo establecidas por la ley, son las destinadas a empleo y formación, autoempleo y emprendimiento, fomento y potenciación de la economía social, empresas, competitividad e internacionalización, turismo, comercio, artesanía y cultura, industria, energía, medio ambiente y economía circular, innovación y desarrollo tecnológico, suelo industrial, industrias agroalimentarias, mejora de explotaciones agrarias, regadíos e incorporación al tejido empresarial de jóvenes en la agricultura, servicios de ayuda y atención a personas en situación de dependencia, servicios de proximidad para la atención de personas y financiación y captación de inversiones.

Unas medidas de las que podrán beneficiarse estos municipios una vez que el Decreto entre en vigor, 20 días después de su publicación en el DOCM.