“Debemos apostar por el turismo y vamos a hacerlo” ha dicho el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, esta tarde en el marco del treinta aniversario del emblemático hotel ‘El Greco’ en Toledo. De hecho, y analizada la evolución del sector turístico en la región en los últimos años, el jefe del Ejecutivo autonómico se ha mostrado convencido de la posibilidad de crear 10.000 puestos de trabajo en la región relacionados con este sector a lo largo de los próximos cuatro años.

Para Emiliano García-Page, el turismo es un área en constante y continuo crecimiento. Así lo ponen de manifiesto las cifras que indican que en unos años serán 1,5 millones los turistas que se moverán por el mundo, lo que hace evidente la necesaria generación de empleo y mano de obra cualificada en este sector.

En este contexto ha subrayado el importante desarrollo que ha experimentado el turismo de Castilla-La Mancha en los últimos años, y ha sido gracias, en gran medida a que la región presume y sabe fomentar su patrimonio, grande y variado y por otra parte también a la conjunción de la iniciativa público-privada que ha hecho crecer la oferta hotelera en toda la comunidad.

En el caso concreto de la ciudad de Toledo, Patrimonio de la Humanidad, el presidente autonómico ha significado la “revolución hotelera y hostelera” que está viviendo la ciudad, así como la apuesta que han hecho familias, como la familia Pastor, propietaria del hotel ‘El Greco’, por ofertar una gran variedad de servicios hoteleros y hosteleros en la ciudad. “Hoy en España se ha perdido el miedo a las competencias”, ha dicho.

A este respecto ha tenido palabras de reconocimiento para las empresas familiares, “grandes supervivientes en épocas de crisis”, a las que ha reconocido su trabajo y tesón por mantenerse en pie, lo que garantiza riqueza a medio y largo plazo.