CSIF considera «insuficiente» la subida del 0,5% en salarios de empleados públicos, pérdida de poder adquisitivo del 20% desde 2010

Imputan un delito contra la libertad sexual al detenido en Guadalajara tras ser denunciado por una mujer

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha expresado su descontento ante la subida del 0,5% en los salarios de los empleados públicos que se aplicará a partir de octubre. Esta subida, vinculada al Índice de Precios al Consumo (IPC) dentro del Acuerdo Marco para una Administración del Siglo XXI firmado por CCOO y UGT con el Gobierno de España en octubre del año pasado, ha sido considerada insuficiente por parte de CSIF.

Según datos recientes, el IPC en Castilla-La Mancha ha aumentado un 0,5% en agosto, llegando al 2,9%. Ante esta situación, CSIF ha argumentado que los salarios de los empleados públicos continúan muy por debajo de los índices de inflación. Según un comunicado de la central sindical, el acuerdo mencionado establece un aumento del 6% a lo largo de tres años, además de un 1,5% en variables hasta 2024. Sin embargo, el IPC medio en 2022 alcanzó el 8,4% y se espera que se sitúe en el 3,9% en 2023. En resumen, en tan solo dos años, los empleados públicos están perdiendo cinco puntos de poder adquisitivo.

El presidente de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, ha afirmado que «siempre es positivo tener una subida salarial, pero en este caso no solo es insuficiente, sino que también es injusta para los empleados públicos». Además, ha lamentado el hecho de que CCOO y UGT aceptaran la primera oferta del Gobierno, mientras que CSIF no firmó ese acuerdo.

Ante esta situación, CSIF ha instado al Gobierno a volver a negociar con las organizaciones sindicales presentes en la Mesa General de Función Pública para buscar una solución que compense la pérdida de poder adquisitivo. En Castilla-La Mancha, esta pérdida supera el 20% desde 2010, a lo que habría que sumarle la «Tasa Cospedal».

Retamosa ha señalado que los precios continúan en aumento, con un regreso a clases más costoso que en años anteriores, un aumento del 10% en la compra de alimentos, el continuo incremento en los precios de los combustibles y una inflación subyacente por encima del 6%. En sus palabras: «Estamos siendo testigos de un empobrecimiento generalizado».

Concluyendo, CSIF exige al Gobierno una renegociación del acuerdo existente para hacer frente a la pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos. El sindicato considera que la subida del 0,5% en los salarios es insuficiente y no se ajusta a la realidad económica actual, en la que los precios continúan aumentando y el poder adquisitivo se ve mermado.

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio