Woman massage with tennis ball to her foot in bedroom,Feet soles massage for plantar fasciitis,Close up

Con la llegada del verano, el pie pasa de estar cubierto todo el tiempo, a todo lo contrario. También es normal llevar menos amortiguación o ninguna, al pisar, yendo descalzo por la casa. Todo esto ocasiona que, en estas fechas, junto a las características propias de cada pie, se incrementen las consultas al fisioterapeuta por la patología denominada: fascitis plantar. Por eso, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha, quiere enfocarse en esta dolencia.

Consejos para evitar y solucionar la fascitis plantar en verano 1
Woman massage with tennis ball to her foot in bedroom,Feet soles massage for plantar fasciitis,Close up

“El dolor puede generar una impotencia funcional. Normalmente se genera al levantarse por la mañana y disminuye gradualmente al caminar, pero empeora durante los primeros pasos después de periodos de reposo prolongados o con el aumento de la intensidad de la actividad: al subir escaleras, poniéndose de puntillas, al caminar descalzo y con la flexión dorsal del tobillo y de los dedos”, señala Marta García Landete, vocal II Albacete de COFICAM.

Para reducir la aparición de dicha patología, lo mejor es tomar medidas de prevención. La fisioterapeuta realizó algunas recomendaciones al respecto:

• Calzado ancho. Se aconseja el uso de calzado ancho y con la horma adecuada a nuestro pie. El tacón recomendable es de 2-5 cm. Evita llevar calzado estrecho y con poca suela (manoletinas, por ejemplo). Además, es importante que esta no sea resbaladiza para que los dedos no hagan garra sobrecargando el pie y así eludir caídas.

• Pie sujeto. Busca calzados con tiras en el tobillo y talón, para que el pie no sólo deba sujetarse al calzado por los dedos y así, distribuir mejor el esfuerzo al caminar en todo el pie y reducir la inestabilidad que puede ser causa de lesiones.

• Evita las chanclas. No uses chanclas con la tira entre pulgar e índice ya que cambia la distribución de fuerzas en la biomecánica de la marcha produciendo dolor y deformidades.

• Zapato adaptado cada actividad. Adecua el calzado a la actividad que va a realizar y revise que este se encuentre en buen estado.

• Evita andar descalzo. Sobre todo en pisos y superficies duras. Sí se aconseja un paseo por la playa, ya que es un buen ejercicio para reforzar nuestros músculos y mejorar la propiocepción.

• Cambia de calzado de forma regular y realiza estiramientos de todo el miembro inferior, haciendo hincapié en la cadena posterior de la pierna y la fascia plantar.

• Masajea la zona. Utiliza crema hidratante mediante un pequeño masaje y con una botellita helada ruédela por el suelo.

Si aún con estas recomendaciones, se sigue sufriendo de fascitis plantar, es importante acudir a un fisioterapeuta colegiado para mayor atención.