El pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha ha aprobado por unanimidad la Proposición no de Ley (PNL) presentada por el grupo de Ciudadanos para incrementar la presencia de desfibriladores externos en lugares públicos.

La diputada naranja Úrsula López Fuentes ha recordado que en torno a 47.000 personas mueren cada año en España por infartos, lo que representa una cifra 24 veces mayor que el número de muertes por accidente de tráfico y casi la mitad de las cifras de fallecimientos por cáncer. “Es, por tanto, un problema de salud pública”, ha argumentado, indicando que “nos habría gustado ir más allá, estableciendo la obligatoriedad de la presencia de los desfibriladores, pero tanto el PSOE como el PP se han opuesto. Seguiremos trabajando para conseguirlo”.

López Fuentes ha destacado la importancia de impartir formación a la ciudadanía en materia de reanimación cardiopulmonar, ya que “la intervención a tiempo salva vidas”. Ciudadanos plantea la urgencia de establecer una estrategia global, con el mayor consenso posible, orientada a la prevención y la rápida reacción ante las paradas cardiorrespiratorias.

En este sentido, la diputada centrista considera que “mejorar la formación no debería depender de la voluntariedad”, señalando que “sería interesante estudiar la inclusión de cursos de formación en esta materia a la hora de sacarse el carnet de conducir o de acceder a la función pública” porque“en materia de reanimación cardiopulmonar el tiempo es oro y los minutos salvan vidas”.