El Ayuntamiento de Ciudad Real, dentro de las obras de peatonalización que se están llevando a cabo en las calles Toledo, Calatrava, Feria y Caballeros, está utilizando una novedosa técnica para la renovación del colector en 140 metros de la calle Calatrava. Se trata de una conducción con un polímero especial que, por efecto del frío y del calor, se adhiere en el interior del actual colector aumentando su vida útil.

El Ayuntamiento de Ciudad Real, dentro de las obras de peatonalización que se están llevando a cabo en las calles Toledo, Calatrava, Feria y Caballeros, está utilizando una novedosa técnica para la renovación del colector en 140 metros de la calle Calatrava. Se trata de una conducción con un polímero especial que, por efecto del frío y del calor, se adhiere en el interior del actual colector aumentando su vida útil.

Según explica Alberto Samper, ingeniero de la Concejalía de Movilidad, “este colector tiene 40 años de vida, y se habían apreciado fisuras y desperfectos que debían ser separados. Teníamos la opción de hacerlo mediante una zanja y levantando el colector… que supondría muchas más molestias para los vecinos y comerciantes y con una plazo de ejecución más elevado, o hacerlo con esta nueva tecnología que nos permite rehabilitar el colector, sin necesidad de levantarlo”.

obras de peatonalización
obras de peatonalización

Así, se ha introducido por el interior de la actual conducción una manga compuesta por un polímero que por efecto del calor, se adherirá al actual colector, generando un nuevo tuvo por donde trascurrirá el agua residual del saneamiento.

Raquel Jiménez, ingeniera de la empresa Instituform, explica que lo está llevando a cabo es la rehabilitación de este colector de 90 centímetros de diámetro “con una  tecnología sin apertura de zanjas, gracias a este tubo flexible que se introduce  mediante presión de agua, y después introducimos calor, que hace que  polimerice el tubo flexible y se adhiera al colector que estamos arreglando. Se crea un tubo nuevo dentro del existente”. La ejecución se hará en 2-3 días y sin necesidad de abrir zanjas.

Una novedosa tecnología que se está aplicando en otras ciudades como en el Canal de de Isabel II en Madrid. “Es como si renováramos la piel de la actual conducción. La actual, por la acción del tiempo y de los gases que se generan,  van degradando el hormigón, y lo que hacemos es revestirlo interiormente con esta nueva membrana”, afirma Samper. Así se reduce la rugosidad, y el agua podrá circular correctamente y se aumenta la vida útil, sin tener que hacer zanjas molestas a profundidades grandes.

David Serrano, concejala de Movilidad, reconoce que estas obras de peatonalización “avanzan a  buen ritmo y con experiencias tan punteras como esta rehabilitación del colector de la calle Calatrava sin zanja. Ya se puede ver la imagen de la futura calle al inicio de la peatonalización en la calle Toledo. Los plazos van a buen ritmo, con estas molestias puntuales, y la gente podrá disfrutar de esta zona peatonal céntrica y disfrutar mucho más de la ciudad”.