El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha dado cuenta esta mañana, en el transcurso del segundo Pleno telemático que se celebra en la historia de la institución provincial, de la evolución que han experimentado las solicitudes de ayudas de emergencia para familias que no pueden cubrir sus necesidades básicas de alimentación e higiene personal desde la declaración del estado de alarma.

Caballero, que ha presidido la sesión plenaria acompañado de forma presencial por una exigua representación de la Corporación provincial y por el resto de los diputados y diputadas provinciales por videoconferencia, ha comentado que desde que se comenzó a apreciar los efectos del coronavirus en la provincia, hace poco menos de dos meses, se han formalizado en los Servicios Sociales de la Diputación un total de 2.728 solicitudes con cargo al Plan de Emergencia Social, lo que supone un montante de 850.000 euros, cuando la previsión era no superar los 200.000, como ocurrió en el mismo período de 2019, que suma un total de 54 días.

El presidente de la Corporación provincial ha añadido, a este respecto, que más de 8.000 personas se han incorporado de manera extraordinaria al Plan de Emergencia de la Diputación, en base al que se ofrece a los beneficiarios vales económicos canjeables en los establecimientos de alimentación y productos de higiene de nuestra provincia.

Hasta ahora lo normal era atender en los meses de marzo y abril en torno a 800 familias, pero la situación de crisis sanitaria y confinamiento ha desbordado la demanda incorporando otras 1.915 más, al tiempo de que ha agravado la situación de las que ya venían recibiendo la ayuda de la institución provincial.

A este respecto, Caballero ha informado en el Pleno de hoy que ha firmado un decreto de modificación de crédito por el que incrementa la dotación económica del Plan de Emergencia Social en 250.000 euros, que sumados al 1.250.000 euros con que contaba esta partida para 2020, alcanza ahora 1’5 millones de euros para atender las necesidades que se produzcan en los próximos días. El presidente de la Diputación ha reiterado que, “cuando sea necesario” realizará nuevas modificaciones de crédito “para seguir aumentando esta partida presupuestaria y garantizar que todas las familias de la provincia cuentan con lo más básico en estos momentos difíciles, como son los productos básicos de alimentación y de higiene personal”.

Ha recordado Caballero que nada más decretarse el estado de alarma se tomaron decisiones en este sentido, aumentando el umbral de renta a partir del cual las familias necesitadas podrían acceder a las ayudas de emergencia, así como incrementado la cuantía de estas ayudas por beneficiario.

En otro orden de cosas, y también como consecuencia de la crisis del coronavirus y con la finalidad de proporcionar más facilidades a los Ayuntamientos de la provincia, el Pleno ha aprobado una propuesta de inclusión de un anexo en las tres convocatorias de anticipos reintegrables de los Fondos de Desarrollo Regional Castilla-La Mancha 2014/2020, en concreto en las relativas a los ejercicios de 2018, 2019 y 2020, aunque también se propone que se aplique al resto de fondos europeos, como son los IDAE y EDUSI, entre otros. A día de hoy la institución provincial ha adelantado fondos a 19 Ayuntamientos de la provincia por importe de 10.655.657 euros.

En concreto, en la propuesta se hace hincapié en que la actual situación de pandemia mundial puede originar un retraso en la justificación de los fondos y en el pago de los mismos por parte de los organismos competentes. De ahí que se establezca que, previa solicitud del ayuntamiento interesado, los plazos de carencia y de amortización o de reintegro posterior empiecen a computar una vez agotado el plazo de ejecución del programas operativos FEDER-CLM, IDAE o EDUSI que dieron lugar a la solicitud de anticipos.

Se solicita, igualmente, que la fecha límite de ejecución del programa se incluya en la solicitud por parte del Ayuntamiento, que la acreditará documentalmente. De este modo, los consistorios verán aumentados los plazos en unos tiempos en los que se están viendo obligados a hacer frente a imprevistos como consecuencia de la pandemia.

Por otra parte, el Pleno ha dado el visto bueno al desarrollo de una partida presupuestaria que asciende a 710.000 euros en forma de subvenciones nominativas del área de infraestructuras, un montante que permitirá materializar intervenciones necesarias en 35 localidades y una entidad de ámbito inferior al municipio de la provincia. Se realizarán actuaciones que tienen que ver con la mejora de instalaciones municipales y deportivas, renovación de redes de agua potable, pavimentaciones, acondicionamiento de caminos rurales, renovación de alumbrado público para lograr una mayor eficiencia energética y adecuación de cementerios, entre otras.

Con esta inversión, según se ha puesto de manifiesto durante la sesión plenaria, no sólo se atienden las necesidades que detectan los alcaldes y alcaldesas de la provincia con el objetivo de ofrecer mejores servicios a sus vecinas y vecinos, sino que la Diputación también contribuye a dinamizar las economías de los pueblos movilizando recursos y proporcionando actividad a las empresas locales.

El Pleno ha convalidado, en otro orden de cosas, el decreto de presidencia por el que se implementó el Plan de Ayudas a Ayuntamientos ante la incidencia del COVID-19 con un millón de euros más, por lo que esta actuación extraordinaria suma una inversión de dos millones de euros.

En consecuencia, se ha procedido a la consiguiente aprobación de un expediente de modificación de créditos que asciende a 1 millón de euros que se invierte en la actualidad en el reforzamiento de plantillas de los centro sociales y los servicios de proximidad de los municipios, en la adquisición de medios de prevención, en el incremento y refuerzo del funcionamiento de los dispositivos de tele-asistencia domiciliaria, en el traslado al ámbito domiciliario de los servicios de rehabilitación y terapia ocupacional, en los dispositivos de atención a personas sin hogar y en el apoyo a personas cuidadoras.

El Pleno ha concluido con un minuto de silencio, gesto con el que, en palabras de Caballero, la Corporación provincial ha querido manifestar su “afecto, apoyo y cariño a todas las personas que han perdido a un ser querido” durante la pandemia que ha ocasionado la COVID-19.