El volumen de viajeros que se alojaron en establecimientos hoteleros de Castilla-La Mancha durante el mes de julio aumentó en un 2%, mientras que las pernoctaciones crecieron a un ritmo del 2,1% en relación al mismo mes de 2018.
Castilla-La Mancha superó los 200.000 turistas en el mes de julio, rompiendo el récord de pernoctaciones 1

La cifra duplica el crecimiento de pernoctaciones hoteleras para el conjunto nacional (+1,1%), y resulta aún más positivo cuando se compara con otros destinos de interior, competidores directos como son Castilla y León (+1%), Extremadura (-0,5%) y La Rioja (-3,7%).

En valores absolutos, durante el mes de julio se alcanzó la mejor serie histórica en volumen de viajeros alojados en establecimientos hoteleros de la región, ya que nunca antes se había alcanzado el umbral de 200.000 viajeros durante julio.

Por provincia, se destaca el gran comportamiento de la demanda hotelera en Toledo (+8,2% en pernoctaciones) que se ubicó como la cuarta provincia de mayor dinamismo en el país, así como Albacete (+7,2%) y séptima provincia en el ranking nacional, así como Cuenca (+1,3%) que también creció por arriba de la media del sector.

La evolución de la demanda hotelera en Castilla-La Mancha estuvo, una vez más, liderada por el sector de residentes en el extranjero, siendo la segunda comunidad autónoma en donde más creció el volumen de pernoctaciones de extranjeros alojados en sus establecimientos hoteleros (+7,7%).

En lo que va del año, la región registra el mejor dato desde 2008, siendo el tercer destino en España más dinámico en viajeros residentes en el extranjero.