Castilla-La Mancha y Valencia Firman Pacto Sanitario para Zonas Fronterizas Favoreciendo a 13.778 Habitantes

CLM y Valencia sellan un acuerdo para garantizar atención sanitaria en zonas limítrofes que beneficiará a 13.778 vecinos

Los presidentes de las comunidades autónomas de la Generalitat Valenciana y de Castilla-La Mancha, Carlos Mazón y Emiliano García-Page, han suscrito este miércoles en Requena un convenio de colaboración que persigue mejorar y facilitar la atención sanitaria en las zonas fronterizas entre ambas regiones. El acuerdo beneficiará directamente a 13.778 residentes de cinco municipios valencianos del Valle de Ayora y 22 locales conquenses, permitiendo una asistencia más accesible y ajustada a sus necesidades.

La implementación del convenio tiene un efecto inmediato y se alinea con la voluntad expresada por Mazón de lograr acuerdos similares con otras regiones limítrofes a la Comunitat Valenciana.

En el encuentro también se firmó un pacto de cooperación en los campos de innovación, docencia, formación e investigación sanitaria, contando con la presencia de Marciano Gómez, conseller de Sanidad de la Generalitat Valenciana, y Jesús Fernández, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha.

Ambos líderes regionales coincidieron en la importancia de estos convenios para mejorar los servicios públicos, subrayando la necesidad de trabajar juntos para superar las barreras tecnológicas y de coordinación actuales en el sistema sanitario. García-Page ha solicitado la creación de un plan de armonización técnica a nivel nacional, idealmente discutido en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud o en una Conferencia de Presidentes.

En su intervención, Mazón ha insistido en la idea de que la cooperación debe primar sobre la competición entre comunidades, y ha llamado a una unificación en aspectos como los historiales clínicos electrónicos y la receta electrónica a nivel nacional.

El convenio abarca aspectos claves como la atención especializada y de emergencias, el transporte sanitario urgente y no urgente, y la farmacia hospitalaria. Para los residentes de los municipios involucrados, esto significa que, por ejemplo, podrán tener como centro de referencia para la atención sanitaria especializada el Hospital de Almansa o el de Requena, según su localización geográfica.

En cuanto a los procedimientos y pruebas de diagnóstico que no estén disponibles localmente, los vecinos podrán acceder a ellos en la otra comunidad. Asimismo, la atención sanitaria urgente será prestada por el punto de atención continuada más cercano, independientemente de si este se encuentra en la Comunidad Valenciana o en Castilla-La Mancha.

Este pacto interautonómico también contempla disposiciones para el acceso a las historias clínicas electrónicas, así como para la identificación clínica personal, sin alterar la Tarjeta Sanitaria de origen del paciente. Además, estipula que la comunidad que presta la asistencia sanitaria asumirá los costos incurridos, sin que esto implique compensaciones económicas entre ambas partes.

Por otro lado, el acuerdo busca fomentar la colaboración en áreas de enseñanza y proyectos de investigación, facilitando programas conjuntos que repercutan positivamente en ambas poblaciones. Con estos pasos, Valenciana y Castilla-La Mancha se posicionan como ejemplo de cooperación interregional en pro de la salud y el bienestar de sus ciudadanos.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×