Castilla-La Mancha ha valorado la apuesta por la orientación individual y el impulso de las experiencias mixtas de formación y empleo que se enmarcan en la nueva Estrategia Española de Apoyo Activo al Empleo, así como en el Plan de Recuperación, en lo concerniente al mercado de trabajo, que ha trazado el trabajo conjunto del Ministerio de Trabajo y las comunidades autónomas.

Así lo ha destacado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, después de participar, junto con la viceconsejera de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Laboral, Nuria Chust, en la Conferencia Sectorial de Empleo que ha presidido hoy la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

La Conferencia Sectorial ha sido el marco en el que se han puesto en común las líneas maestras de la nueva Estrategia Española de Apoyo Activo al Empleo, así como los ejes fundamentales del Plan de Recuperación aprobado por el Ejecutivo central el pasado martes en el Consejo de Ministros, y que tiene una línea de actuación dedicada a las políticas de empleo.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha agradecido al Ministerio que haya impulsado la implicación de las comunidades autónomas en el diseño de esta estrategia, recogiendo así las necesidades más cercanas y las diferentes realidades del mercado de trabajo en las autonomías.

Llegada de más de 95,9 millones de euros a Castilla-La Mancha

Patricia Franco ha destacado la llegada de más de 95,9 millones de euros a Castilla-La Mancha para la implementación de políticas activas de empleo a partir de los fondos de Conferencia Sectorial, y ha subrayado la importancia fundamental de que este reparto se haya realizado en una única sectorial en lugar de repartido a lo largo del año, para garantizar la estabilidad en el diseño de estas políticas. Además, ha agradecido al Ministerio de Trabajo que las comunidades autónomas hayan tenido acceso previo al borrador de la orden para el reparto de la financiación, y ha defendido la necesidad de dotar de mayor flexibilidad los fondos para una gestión eficiente por parte de las administraciones autonómicas.

En su valoración, la consejera ha remarcado que la Estrategia Española de Apoyo Activo al Empleo se alinea con muchas de las políticas que está implementando el Gobierno de Castilla-La Mancha como impulso al mercado de trabajo, compartiendo los mismos fines.

“La personalización de los servicios y la apuesta por la orientación individualizada son aspectos fundamentales para la mejora de la empleabilidad de las personas desempleadas”, ha señalado la consejera, que ha reconocido que su inclusión en la estrategia coincide con otras líneas maestras de gran importancia, como “dirigir las políticas de empleo a poner en común las necesidades de empresas y personas o el impulso al emprendimiento como parte fundamental de la empleabilidad”, además de situar la implementación de las nuevas tecnologías y la modernización del sistema público de empleo “como una acción fundamental para lograr esos objetivos”.

La consejera también ha reconocido la necesidad de evaluar de manera periódica la efectividad de las políticas activas de empleo como elemento garante de su eficacia, y ha indicado la importancia de la interoperatividad entre el Estado y las comunidades autónomas “para identificar de manera ágil los nuevos retos y necesidades a los que nos debemos enfrentar”.

Al respecto del Plan de Recuperación aprobado el martes en Consejo de Ministros, y que cuenta con un eje dedicado a las políticas activas de empleo, Patricia Franco ha valorado el compromiso del Gobierno estatal de simplificar los actuales modelos contractuales y adaptarlos a la nueva realidad del mercado de trabajo, y ha señalado la necesidad de acometer de manera decidida inversiones para la lucha contra el desempleo juvenil, y para apostar de manera firme por los modelos mixtos de formación y experiencia laboral para la recualificación y la acreditación de las competencias profesionales de las personas desempleadas, “factores fundamentales para la mejora de la empleabilidad”. Para ello, ha incidido en la necesidad de que los fondos de recuperación lleguen y se apliquen de manera ágil, para garantizar su impacto en el mercado de trabajo.