Castilla-La Mancha ha solicitado al Gobierno de España una distribución más justa entre los territorios del tramo autonómico de las subvenciones del Impuesto de las Personas Físicas (IRPF) destinadas a financiar programas de interés social.

Así lo ha manifestado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante la reunión extraordinaria por videoconferencia del pleno del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, que ha mantenido con las comunidades autónomas el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2020, Pablo Iglesias.

Aurelia Sánchez ha indicado que “si bien desde el Ejecutivo autonómico estamos de acuerdo con el reparto, puesto que la financiación que llega a la comunidad supera los 13 millones de euros que es lo que solicitábamos como mínimo, hemos trasladado que hay que seguir avanzando en una distribución más justa entre comunidades autónomas”. La consejera ha subrayado que “Castilla-La Mancha ha sido una de las regiones perjudicadas en años anteriores en la redistribución financiera”, por lo que ha reclamado “un reparto más igualitario en todos los territorios dentro del tramo autonómico”.

En este sentido, la titular de Bienestar Social ha destacado que el reparto más justo entre territorios debe basarse en la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos en el acceso a los programas de interés social.

Por otra parte, Aurelia Sánchez ha mostrado su sorpresa al enterarse por la prensa esta mañana de la propuesta del vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2020, Pablo Iglesias para crear un grupo de trabajo en el que participen las propias autonomías, expertos y agentes sociales para analizar la situación de las residencias y evitar rebrotes, y que no estaba incluido en el orden del día del Pleno de Consejo Territorial.

En este contexto, la consejera ha subrayado que “nos hubiera gustado conocerlo previamente” porque ya hemos trasladado en varias ocasiones la necesidad de trabajar en modelos de atención residencial avanzados, algo que se hace en Castilla-La Mancha”, ha concluido.