El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, destacó la importancia del sector agroalimentario y su fortaleza en momentos más complicados como los actuales, con los aranceles impuestos por Estados Unidos a productos de la región como el vino, el queso manchego o el aceite. Es por ello, que apuesta a la venta siempre envasado y con una etiqueta que refleje su origen, el de Castilla-La Mancha, para que se pueda competir a través de la calidad con la apertura de nuevos mercados.

Castilla-La Mancha reconoce la potencia del sector agroalimentario y apuesta al envasado y al origen para alcanzar nuevos mercados 1

Así lo señaló en su visita a la empresa Miguelitos Cramel, en La Roda, donde comprobó la elaboración artesanal de este dulce que es reconocido por todo el mundo por su valor de marca, de la mano de su propietario, Emilio Rodríguez y sus hijos; y en la que ha estado acompañado por el alcalde de La Roda, Juan Ramón Amores; el delegado provincial de Agricultura, Ramón Sáez y el delegado de la Junta, Pedro Antonio Ruiz.

Esta empresa, nacida en 2016, elabora un producto de forma totalmente artesanal en una nave industrial de más de 1.2000 metros cuadrados en las afueras de La Roda. Los Miguelitos se distribuyen por todo el centro y sur de España, contando además, una tienda en lína. Sobre ella, indicó que es una actividad agroalimentaria imprescindible para el futuro del medio rural de Castilla-La Mancha que apoyamos, porque cuenta con el valor de marca.

Así, sostuvo que este tipo de empresas están generando mucho empleo en la región y contribuyen a que haya mayor riqueza económica. Y “el desarrollo rural es clave en cualquier acción de gobierno” y “en este momento más que nunca podemos decir que para que exista desarrollo rural es necesario que haya emprendedores” como los que hay en La Roda, ha dicho.

Ha sido aquí donde, en declaraciones a los medios de comunicación, recordó que el conjunto de sector agroalimentario contribuye al producto interior bruto de la región en más de un 15 por ciento en este momento y es “fundamental”; y para que siga creciendo es importante “que aquellos que los consumen reconozcan el origen y estén dispuestos a pagar por él”.

El consejero, también se mostró convencido que desde el Gobierno de España se trabajará en abrir nuevos mercados al sector agroalimentario, refiriéndose a la reunión de hoy con el sector de los ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas y la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, que ha deseado resulte productiva.

Así, recordó que la reunión viene dada a raíz de las diferentes conversaciones que ha mantenido el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones en los últimos meses con el sector del vino, el del aceite y específicamente el del queso manchego, encuentro en el que el propio Francisco Martínez Arroyo estuvo presente con el presidente del Consejo Regulador, Antonio Martínez, y donde el ministro se comprometió a iniciar actuaciones de promoción a nivel internacional.

Estas se unirían a la campaña específica de promoción del queso manchego a nivel nacional que se va a desarrollar desde el Gobierno de Castilla-La Mancha con la denominación de origen queso manchego.