El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha realizado una visita al nuevo servicio de Oncología Radioterápica del nuevo Hospital de Toledo.

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha explicado que “el servicio de Oncología Radioterápica es una de las tres nuevas especialidades, junto Medicina Nuclear, Radiofísica y Protección Radiológica, que se ha sumado a la cartera de servicios con la apertura del Hospital Universitario de Toledo”.

El consejero ha explicado emocionado que “la puesta en marcha de esta nueva especialidad evitará el desplazamiento de los pacientes a centros concertados, dado que hasta ahora el Complejo Hospitalario Universitario de Toledo no disponía en sus instalaciones” de este servicio.

Esta es una especialidad médica dedicada a los aspectos diagnósticos, cuidados clínicos y terapéuticos del paciente oncológico, primordialmente orientada al empleo de los tratamientos con radiaciones ionizantes y terapéuticas asociadas.

Así, Fernández Sanz ha resaltado que la Oncología Radioterápica “es un servicio clave en todo sistema sanitario moderno y universal que persigue la atención multidisciplinar, ya que entre el 50 y el 70 por ciento de los pacientes con cáncer precisarán, en algún momento de la evolución de su enfermedad, de tratamiento con radioterapia”.

El servicio está estructurado en cuatro consultas en la planta baja; dos consultas, en el sótano dos; y dos despachos.

Las consultas de Radioterapia Oncológica comenzaron a recibir a los primeros pacientes el pasado 24 de junio.

Para los tratamientos dispone de dos aceleradores lineales, incluidos en el marco de la colaboración suscrita entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Fundación Amancio Ortega para la mejora del equipamiento de la sanidad pública regional para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades oncológicas. Uno de ellos comenzará a funcionar mañana 7 de julio y el segundo se espera que comience a finales de octubre.

La instalación de este equipamiento tecnológico de última generación se ha llevado a cabo en dos búnkeres especialmente diseñados, que se encuentran en el sótano dos del Edificio B, donde se encuentra ubicado el área de tratamientos, con Radioterapia Externa del servicio de Oncología Radioterápica.

Tratamiento con la máxima precisión y seguridad

La puesta en marcha de los aceleradores lineales posibilitará ofrecer todas las modalidades de tratamiento con radioterapia externa de alta complejidad, como la radiocirugía, la radioterapia estereotáxica corporal, radioterapia guiada por imagen, arcoterapia volumétrica de intensidad modulada y sincronización respiratoria, entre otras.

Además, el servicio cuenta con un TC para simulación de tratamiento personalizado radioterápico en el servicio de Oncología Radioterápico, en el que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha invertido cerca de 900.000 euros.

Este equipo de tomografía computerizada para simulación y planificación constituye el primer paso fundamental para lograr el objetivo final de administrar el tratamiento con la máxima precisión y seguridad.

El pasado 1 de julio comenzó a funcionar el TC de simulación con el primer paciente.

Para concluir, el consejero de Sanidad ha destacado que “la puesta en marcha del nuevo Hospital Universitario de Toledo es, sin duda, es una de las tareas organizativas más complejas y a ello estamos dedicando todos nuestros esfuerzos, a pesar de los meses de pandemia”.