Castilla-La ha pedido unas negociaciones comerciales justas y “con lealtad” a Reino Unido para que cumpla las mismas reglas que el resto de países europeos una vez se haga definitiva su salida de la Unión Europea.

Ha sido en la primera reunión del Grupo de Contacto del Comité de las Regiones y Reino Unido que nace con el objetivo de mantener intercambios con las autoridades locales y comerciales una vez que finalice el Brexit y abandone de forma definitiva la Unión Europea.

Un encuentro en el que ha participado la directora general de Asuntos Europeos, Virginia Marco, en representación de Castilla-La Mancha, una de las dos regiones miembro de este grupo junto con la Comunidad Valenciana, y tras el que la directora general ha señalado que el Brexit “es un reto complejo impuesto a la Unión Europea por una decisión ajena”.

Por ello, tal y como ha destacado Marco, el proceso de separación del Reino Unido en lo que se refiere a las relaciones comerciales “debe ser acordado” para evitar una competencia desleal – ‘dumping comercial’— en puntos concretos como la pesca, el sector automovilístico y la cuestión de la gobernanza y la jurisdicción.

El Grupo de Contacto del Comité de las Regiones y Reino Unido se reunirá tres veces al año para debatir cuestiones relacionadas con el comercio y la libre circulación de bienes, personas y servicios, así como de métodos para dar continuidad a la cooperación transfronteriza tras el divorcio entre Bruselas y Londres.