Castilla-La Mancha ha pasado de ser la región “que más recortó en Educación” con el anterior Gobierno de María Dolores de Cospedal, “a ser la que más ha recuperado el ritmo de inversión y de crecimiento del sistema educativo de toda España”, tanto en personal, como en infraestructuras y tecnología.

Así lo ha asegurado este miércoles el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page,  durante la presentación del Plan de Inversiones Educativas 2019-2023, que contempla más de 500 actuaciones y cuenta con un presupuesto de más de 217 millones de euros. Un acto en el que el presidente ha estado acompañado por el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto y el delegado de la Junta en Guadalajara, Alberto Rojo.

El jefe del Ejecutivo regional ha reconocido el “impresionante” esfuerzo que se ha llevado a cabo en el área educativa “para mejorar la calidad de la enseñanza”, que se suma al realizado para revertir la situación en sanidad y en los servicios sociales. Por ello, ha insistido en que este es un plan “realista y creciente” que volverá a quedarse corto –ha augurado- por el aumento poblacional previsto en las zonas aledañas a Madrid.

Un nuevo plan, cuyas obras van a generar a lo largo de la próxima legislatura 8.000 puestos de trabajo, que traerá consigo además un “salto muy importante cualitativo” en las instalaciones deportivas de la región, y que va a significar que Castilla-La Mancha “recupere las primeras posiciones en el estándar educativo del conjunto de España” como ya tuvo en su momento, ha avanzado el presidente.

La recuperación educativa puede verse amenazada

Por otro lado, el presidente ha alertado de que la recuperación educativa que ha registrado la región a lo largo de esta legislatura puede verse afectada, pues “los mismos que decían que era una línea roja tocar la Sanidad o la Educación, en seguida que tomaron el poder paralizaron todas las obras de los hospitales y casi todas de los centros sociales y también educativos”.

Asimismo, ha recordado que el “esfuerzo inversor y de recuperación” realizado por el Ejecutivo regional “no lo comparten todos los partidos políticos, ni lo defienden”. Y a ello se suma el concepto que plantea el líder de los ‘populares’, Pablo Casado, “y que jalean desde Castilla-La Mancha”, para la reubicación de las competencias.

Una idea que García-Page rechaza “de plano” porque, entre otras cosas, los derechos laborales del profesorado se verían muy afectados, y la estabilidad en el sistema educativo “estaría  amenazada”. Por ello, ha lanzado un mensaje de “tranquilidad” al cuerpo docente de Castilla-La Mancha “porque no vamos a permitir que se juegue con el crecimiento del sistema educativo nuevamente”, ha garantizado.

Un día importante para Castilla-La Mancha

El presidente García-Page ha comenzado su intervención apuntando que el de hoy será un día “importante” para Castilla-La Mancha y para la provincia guadalajareña. En primer lugar, porque la presentación del Corredor Atlántico que esta misma mañana va a tener lugar en el Ministerio de Fomento por parte del ministro Ábalos “va a corregir la enorme injusticia de sacar a Talavera del mapa de la red logística y de transporte”, y dará pie a la “necesaria mirada al oeste peninsular”, que a juicio de García-Page resulta “clave” para reequilibrar el país.

Además, por la tarde habrá inaugurado junto con el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, el nuevo Centro de Operaciones Logísticas de Montepino para la firma lusa Luís Simões y Montepino, que marcará un “punto de inflexión en la estrategia peninsular que necesitamos Portugal y España” y que generará 450 empleos, “consolidando la enorme capitalidad logística de todo el entorno de Guadalajara”, ha asegurado el presidente.

“Reacción coherente” para los intereses de la región por parte de quien quiere gobernarla

Por otro lado, y tras avanzar su intención de regalar al presidente portugués un libro con fotos del  río Tajo, “el lazo que nos une a España y Portugal”, el presidente castellano-manchego ha lamentado que mucha gente “no tiene en la cabeza el atropello ambiental que hay en el Tajo medio” a causa del trasvase Tajo-Segura y que tanto afecta a Guadalajara y Toledo.

Por ello, ha criticado que los dirigentes del Partido Popular de Castilla-La Mancha “se callen” cuando de defender el agua se trata, y ha asegurado que le gustaría ver una “reacción coherente” para los intereses de la región “por parte de quien aspira a gobernarla”, del mismo modo que ha hecho él, criticando los trasvases “los haga quien los haga”, e incluso desplazándose hasta Bruselas para presentar en persona una denuncia ante las instituciones europeas por los caudales ínfimos del río Tajo y contra los planes hidrológicos.

Igualmente, ha señalado que le gustaría ver “una contestación, un desmentido y una rectificación” del PP regional “a las incomprensibles e interesadísimas declaraciones de su número dos, no solo convalidando el memorándum de la vergüenza, sino además diciendo con descaro y obscenidad que el camino que ellos van a proponer es el de llevarse todo el agua que se pueda almacenar”.