El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha explicado que durante la pandemia de COVID en Castilla-La Mancha no se ha cerrado ningún centro de salud.

Así lo ha afirmado en las Cortes regionales destacando que únicamente permaneció cerrado de forma temporal el Centro de Salud de Tomelloso 2, como medida de precaución por la investigación epidemiológica llevada a cabo entre su personal, con el objetivo de evitar futuros contagios de COVID.

El consejero ha resaltado que, hasta el 31 de mayo, los profesionales de Atención Primaria han realizado el seguimiento telefónico a más de 81.000 pacientes a través de la realización de más de 190.400 llamadas.

Entre los meses de marzo, abril y mayo, se han registrado más de 2,5 millones de consultas de Medicina de Familia, cerca de 1,1 millones de consultas de Enfermería, 247.530 de Pediatría y cerca de 430.000 urgencias en los Puntos de Atención Continuada (PAC).

Desde el 11 de mayo, ha explicado Fernández Sanz, coincidiendo con la implantación de la “Estrategia de vigilancia activa para detección precoz y seguimiento clínico de casos de COVID, así como la identificación y seguimiento de los posibles contactos”, se cierran las agendas comunes de seguimiento para recuperar la longitunalidad en la atención, de tal modo que, en la medida de lo posible, cada paciente es seguido por su médico o enfermera.

Desde ese momento, ha asegurado el consejero de Sanidad, arranca un plan para la progresiva normalización de la actividad en los Centros de Salud y Consultorios Locales.

Este plan, tal y como ha manifestado Fernández Sanz, va a pivotar “sobre el estricto cumplimiento de las medidas de seguridad, el impulso de la prestación asistencial a través de herramientas telemáticas y el uso responsable de los recursos por parte de la población”.

Así, dentro de las medidas de prevención, y con el fin de evitar la masiva circulación de personas en los centros sanitarios, se han establecido restricciones para visitantes y acompañantes, de tal manera que no se permite acudir acompañado a las citas previstas, salvo circunstancias que lo justifiquen.

Por otra parte, en los centros en los que la disponibilidad de espacios lo permita, se mantienen los circuitos específicos para pacientes con COVID que se han habilitado desde el inicio de la pandemia.

“Ahora más que nunca, debemos seguir trabajando para aumentar la capacidad resolutiva de la Atención Primaria”, resaltó el consejero explicando que “vamos a seguir aumentando la apertura de pruebas diagnósticas a los profesionales de la Atención Primaria.”