En la mañana de hoy han llegado hasta el almacén centralizado dispuesto por el Gobierno de Castilla-La Mancha para tal fin un total de 17.550 dosis de vacunas frente al coronavirus SARS-CoV 2.

Desde ese punto se realizará esta misma tarde el reparto a las Gerencias dependientes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha de acuerdo con el cronograma acordado previamente con cada una de ellas, de tal manera que mañana pueda comenzarse el proceso de vacunación en todas las provincias.

Tras esta primera entrega, y con una periodicidad semanal, irán llegando las dosis de vacunas hasta completar las 219.375 asignadas a Castilla-La Mancha en esta primera fase, que permitirán vacunar a 109.687 personas.

La población diana de esta dosis son todos los residentes y trabajadores de los centros sociosanitarios de mayores, unas 45.000 personas. A estos centros se desplazarán equipos de Atención Primaria (médico/a y enfermero/a) apoyados por los equipos de Atención Sociosanitaria. Se contará también con el personal sanitario de las residencias.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Sanidad, ha diseñado un Plan Operativo, en el marco de la Estrategia Nacional de Vacunación frente a la Covid-19, cuyo objetivo es reducir la morbilidad y la mortalidad causada por esta enfermedad, protegiendo a los grupos más vulnerables mediante la vacunación en un contexto de disponibilidad progresiva de vacunas.

En este Plan Operativo de Vacunación Covid-19 en Castilla-La Mancha se recogen los aspectos funcionales para el desarrollo de la campaña, tales como la recepción, almacenamiento, dispensación, control de stock y eliminación de residuos de vacunas.

Los equipos de vacunación se encargarán de la reconstitución de la vacuna, administración y registro en el aplicativo de Turriano (historia clínica de Atención Primaria del SESCAM).

La vacuna requiere dos dosis para completar su efectividad, existiendo un plazo entre la primera y la segunda dosis de 21 días, lo que implica una planificación exhaustiva para poder aprovechar el máximo de unidades con la mínima pérdida por errores en la cadena de frío o el transporte de dosis.