El Gobierno de Castilla-La Mancha ha multiplicado por seis la inversión en Centros de atención a personas mayores, con un presupuesto que ha pasado de los 426.000 euros en 2014 a los 2,5 millones de euros en 2018.

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha comparecido en las Cortes regionales para informar sobre las políticas de mayores y plazas residenciales en Castilla-La Mancha a propuesta del Grupo Parlamentario Socialista, y  ha reafirmado el compromiso del Gobierno del presidente Emiliano García-Page con las personas mayores, la prioridad que ha supuesto la atención del Sistema de la Dependencia y la “gran satisfacción que produce haber logrado reconstruir un sistema que encontramos decadente” de la mano de las personas mayores de Castilla-La Mancha, de sus familias y de los profesionales, “con los que trabajamos día a día”.

Sánchez se ha referido al importante cambio en el perfil de las personas mayores, que permite que cada vez vivan más años y en mejores condiciones físicas y psicológicas y que “hablar de envejecimiento activo es hablar de prevención, de mejorar la vida de las personas, de prevenir la dependencia, de generar riqueza y empleo, de igualdad de oportunidades, y del desarrollo de la política social de Castilla-La Mancha desde un modelo centrado en las necesidades reales de las personas a las que atiende”, ha destacado.

La consejera ha expuesto que “las políticas de mayores y las de envejecimiento activo son las que más recortes presupuestarios sufrieron durante la legislatura anterior”, cuando desapareció por completo el Turismo Social, prácticamente por completo el Termalismo Social, y se eliminaron las actividades deportivas y saludables, como las Rutas Senderistas. También se ha referido al abandono de la Red de Centros de Mayores, a la reducción a la “mínima expresión” de la participación y el apoyo a las asociaciones y federaciones de mayores y a la desaparición de la Tarjeta Naranja.

Frente a esto la consejera ha recordado “el compromiso del presidente García-Page para que los mayores fuesen una prioridad en las políticas sociales de Castilla-La Mancha”, y la primera prueba de ello, ha afirmado, ha sido el incremento del 12 por ciento en el presupuesto de 2018, 32,4 millones de euros más que en 2015, así como la creación por primera vez del Marco de Envejecimiento Activo de Castilla-La Mancha.

Marco de Envejecimiento Activo

La consejera ha explicado que se trata de un Marco que “apuesta por los derechos de las personas mayores, por la igualdad de oportunidades y de trato, en todos los aspectos de la vida a medida que envejecen” y que respalda su responsabilidad para participar en la sociedad y en otros aspectos de su entorno comunitario.

Así, se ha referido a diferentes programas impulsados por el Gobierno regional como la podología itinerante, con casi 75.000 servicios al año en más de 600 municipios; el Termalismo Social, con la convocatoria de 7.000 plazas para 2019; o las Rutas Senderistas, en las que han participado casi 8.000 personas en la legislatura.

En cuanto a la Prevención de la Dependencia y Promoción de la Autonomía, se ha referido al  Programa de Termalismo Terapéutico, que ha beneficiado a más de 1.600 personas en la legislatura o el Termalismo para personas con Discapacidad, una “experiencia innovadora” puesta en marcha en 2018 y que ha beneficiado a 276 personas.

Además, ha informado sobre las actuaciones dirigidas a “garantizar el respeto, la promoción del buen trato y la defensa de las personas mayores en condiciones de igualdad” y las destinadas a mejorar la calidad de la Atención de las Personas Mayores puestas en marcha por el Gobierno del presidente García-Page.

Se ha referido también a otros dos proyectos que mejorarán la atención y la calidad de vida de las personas mayores de Castilla-La Mancha, como son la puesta en marcha de la Tarjeta Dorada de Transporte para mayores de 65 años, o el Turismo Social, del que se beneficiarán 10.000 mayores en 2019.

Red Residencial de Atención a Personas Mayores en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha es la Comunidad Autónoma con el mejor índice de cobertura del país en servicios asistenciales, a domicilio y en centros, con una ratio del 26,5 y superando en 8 puntos la media nacional; es decir que el Gobierno regional pone a disposición 26,5 plazas por cada 100 personas mayores de 65 años en cualquier recurso asistencial.

En este sentido, la titular de Bienestar Social ha recordado que se ha llegado a las 11.460 plazas con financiación directa a través de 260 centros residenciales a 31 de diciembre de 2018, que la Red de Viviendas de mayores cuenta con 155 viviendas que ofertan más de 1.500 plazas, 13 de ellas puesta en marcha en esta legislatura frente a las 22 viviendas cerradas por el Gobierno anterior, y que el número de estancias temporales se ha triplicado.

Para finalizar ha puesto en valor el modelo de atención centrado en la persona puesto recogido en el Plan de Calidad y Eficiencia de Centros Residenciales, así como la “impecable” política social llevada a cabo por Gobierno regional, “comprometida, organizada, con un modelo creado y consolidado, con ideas y proyectos nuevos, adaptados a las necesidades y demandas de las personas mayores”.