Castilla-La Mancha ha concedido un total de 2.226 ayudas económicas contra la pobreza energética en los primeros cinco meses del año.

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha indicado que, de estas 2.226 ayudas, un total de 2.100 se han concedido durante el estado de alarma y han beneficiado a 3.320 menores de la región. Además, durante los meses de marzo, abril y mayo, el Gobierno regional ha evitado que 54 familias vulnerables de toda la región sufran cortes de gas o electricidad en sus hogares, y se ha logrado reponer el suministro en 12 casos en los que ya se había procedido al corte.

Aurelia Sánchez ha detallado que, desde la puesta en marcha del Plan contra la Pobreza Energética del Gobierno regional en 2016, más de 89.700 familias se han beneficiado del Plan regional, de los que más de 41.400 son menores de edad.

En este sentido, la titular de Bienestar Social ha recordado que el Plan regional contra la Pobreza Energética para cuyo desarrollo el Gobierno autonómico cuenta con la colaboración de Cruz Roja, forma parte de la Estrategia contra la Pobreza y Desigualdad Social de Castilla-La Mancha (2017-2020), y abarca tres ejes de actuación, con medidas paliativas o de choque, medidas preventivas y medidas encaminadas a la sostenibilidad del sistema social.

Por otro lado, la consejera ha explicado que este Plan regional contiene cuatro vías de actuación que van desde las ayudas económicas para el pago de recibos, a las ayudas para cofinanciar el 50 por ciento de la factura en suministros con bono social concedido a consumidores en riesgo severo de exclusión social, así como las ayudas de ‘Emergencia Social’ y las medidas y gestiones que se han de llevar a cabo para prevenir los cortes en los suministros o facilitar su reposición.