Castilla-La Mancha es la Comunidad Autónoma que mayor esfuerzo económico realiza desde el inicio de la pandemia, en relación con su renta, para combatir la COVID-19, según datos oficiales del Ministerio de Hacienda.

Tal como reflejan los últimos datos oficiales, publicados hoy, sobre el gasto sociosanitario abordado por las comunidades autónomas para hacer frente a los efectos del coronavirus, en Castilla-La Mancha el impacto derivado de la COVID-19 durante el pasado mes de junio alcanza los 210 millones de euros.

Esta cifra en términos relativos supone que Castilla-La Mancha está dedicando a combatir la pandemia el 0,5 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB).

Este porcentaje está por encima del que de media destina el conjunto de las regiones, que en el mes de junio se situó en el 0,3 por ciento.

Por tanto, y de acuerdo con los datos del Ministerio de Hacienda, el Gobierno de Emiliano García-Page vuelve a ser en junio el que mayor esfuerzo sobre su PIB está realizando a nivel nacional para combatir el virus.

A esto hay que sumar que Castilla-La Mancha ha sido la región que más fondos procedentes de la Política de Cohesión Europea ha reprogramado para reforzar su sistema sanitario durante la pandemia, con 308 millones de euros.