El Gobierno regional ha asegurado que los impuestos son necesarios para garantizar la cohesión social y económica de nuestra sociedad y ha defendido “un sistema tributario justo”, al que los ciudadanos contribuyan en función de su capacidad económica.

De este modo se ha pronunciado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, durante un debate general en las Cortes de Castilla-La Mancha relativo al marco impositivo regional, donde ha recordado el artículo 31 de la Constitución Española, según el cual, “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad”.

Ruiz Molina también ha hecho alusión a la propuesta de rebaja fiscal que ha realizado el grupo popular y ha dicho que está “mal planteada”. El consejero ha calculado que la eliminación y bajada de impuestos que ha propuesto este grupo parlamentario ascendería, en términos cuantitativos, a más de 300 millones de euros y ha añadido que, al mismo tiempo, el PP defiende un presupuesto equilibrado, por lo que se ha preguntado qué haría para ajustar las cuentas.

En este contexto, ha recordado que en Castilla-La Mancha “tenemos la experiencia de lo que hacen cuando llegan al poder”, ya que “prometen bajar impuestos y cuando gobiernan recortan”, para lo cual ha explicado que los ‘populares’ tienen dos fórmulas: bajar el sueldo a los funcionarios o despedir a interinos, “como hicieron durante su legislatura”.

Si bien, ha añadido que ahora “se lo hemos puesto más difícil” y, en caso de que volvieran a gobernar, solo podrían actuar sobre el sueldo de los funcionarios porque con las sucesivas Ofertas de Empleo Público que está aprobando el Gobierno regional “estamos blindando las plantillas”.

Además, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha indicado que “cuando suben impuestos, se los suben a quien menos tienen” y, en este sentido, se ha referido a las denominadas ‘tasas de la vergüenza’ que tuvieron que abonar las personas dependientes.

Con todo, Ruiz Molina se ha mostrado dispuesto a discutir cualquier propuesta que tenga por objeto adecuar la carga tributaria a la capacidad económica de cada ciudadano y ha subrayado que “los impuestos no tienen que ser altos o bajos, sino justos”, a la vez que ha afirmado que son necesarios para ofrecer unos servicios públicos “dignos y de calidad”.