El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, apeló hoy a la unidad de todas las fuerzas políticas y las entidades económicas y sociales de la región y a “dar la cara” para alcanzar un pacto por el agua en la comunidad, un bien que es imprescindible para el futuro, y defender, “ahora más que nunca”, los intereses de los ciudadanos de Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha apeló a la unidad de fuerzas políticas y sociales sobre el agua “porque es el momento de dar la cara por los ciudadanos de la región” 1

De esta manera, durante su visita a las obras de emergencia que se desarrollan en la localidad de Torrejón del Rey para garantizar agua en cantidad y de calidad a los vecinos de la Mancomunidad de la Campiña Baja en la provincia de Guadalajara, el consejero se refirió a que en el mes de octubre, previsiblemente, se convocará a todos los integrantes de la Mesa del Agua de Castilla-La Mancha de manera virtual debido al COVID-19.

Se trata, afirmó, de alcanzar un acuerdo en el documento de posición de la región en esta materia, para defender algo tan fundamental como el agua “que nos da la vida y el futuro”. Por ello, ha apelado a la responsabilidad de todos, para adoptar un acuerdo general, sobre todo haciendo un llamamiento a los partidos políticos. Porque después, ha dicho, “no podemos explicar a los ciudadanos que los partidos políticos no nos hemos puesto de acuerdo para defender sus intereses”.

En este sentido el titular de Agricultura mantuvo que “me consta que todas las fuerzas políticas tienen interés en llegar a un acuerdo sobre el recurso más importante para la vida que es el agua”. Martínez Arroyo ha insistido en que “este es momento de definirse, de posicionarse, de estar del lado de los ciudadanos de la región” y por ello ha apelado “a todos, para que nadie se quede atrás y podamos defender entre todos el recurso más importante que es el agua”. El consejero ha sido contundente y ha subrayado que “es el momento de dar la cara y la debemos dar todos por los ciudadanos de la región y yo espero que así lo hagan todos los partidos políticos”. Y si alguno no lo hace “tendrá que explicárselo a los ciudadanos”

Y es que, sostuvo, en las circunstancias actuales, en estos momentos complicados, hay que “remar todos juntos”. Para que se abran en dos días los colegios, para que el agua llegue con garantía de abastecimiento a puntos donde no lo hacía, como Torrejón del Rey y para “el futuro de Castilla-La Mancha; y ese futuro depende del agua. El agua que nos da la vida es el que nos da futuro y todos los partidos políticos deben ayudarnos a seguir ese camino” ha subrayado.

Un compromiso para garantizar el desarrollo de los pueblos a través del agua

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, informó también a los medios de comunicación que las obras de mejora del abastecimiento en la Mancomunidad de la Campiña Baja son un compromiso más del Gobierno regional con los ciudadanos, “estén donde estén”. “Es muy importante garantizar el desarrollo económico de los pueblos a través del agua”, ha dicho, siendo ésta un ejemplo de las infraestructuras en esta materia que se están realizando.

En este caso específico, con una inversión de 1,6 millones de euros, se está llevando adelante una intervención de emergencia para solventar los problemas en el sistema de abastecimiento de la Campiña Baja, que comprendo los municipios de Valdeaveruelo, Torrejón del Rey, Galápagos, El Casar (incluyendo Mesones y la urbanización El Coto) y Valdenuño-Fernández, con una población de cerca de 20.000 habitantes y que se multiplica considerablemente en verano.

Martínez Arroyo estuvo acompañado en su visita por la alcaldesa y presidenta de la mancomunidad, Bárbara García, y alcaldes de los municipios afectados; el delegado de la Junta en la provincia, Eusebio Robles; el director gerente de la agencia del Agua, José Manuel Martín o el delegado provincial de Agricultura, agua y Desarrollo Rural, Santos López. El consejero ha podido comprobar de primera mano los trabajos que se ejecutan en el núcleo poblacional de Las Castillas.

La encargada de su realización es la empresa Tragsa y consisten, por un lado, en reforzar el sistema actual, a fin de asegurar el suministro de agua potable en condiciones de cantidad y calidad suficiente a los núcleos actualmente conectados y a las nuevas conexiones. Y por otro, ejecutar las obras de conducción y elementos auxiliares que permitan incorporar a la red actual a las entidades poblacionales de Las Castillas (Torrejón del Rey), Montelar (Galápagos) y Las Merinas (Galápagos).

Una vez finalizada la actuación, que mejorará la garantía en el suministro, el Sistema de Abastecimiento de Campiña Baja proporcionará el abastecimiento en alta a, aproximadamente, 20.000 habitantes de la provincia de Guadalajara.

Además del abastecimiento en sí, la obra tiene un componente medioambiental alto, ya que los ciudadanos en su mayoría consumen agua embotellada en vez del grifo.