Castilla-La Mancha acaba de abonar algo más de 355.000 euros en ayudas de las que se van a beneficiar cincuenta apicultores de la provincia de Ciudad Real.

El propósito de estas subvenciones es contribuir al mantenimiento de nuestra biodiversidad a través de la apicultura, dado que las abejas participan decisivamente en la reproducción de muchas especies vegetales.

El abono de estas ayudas tiene un “carácter social y medioambiental evidente”, ya que los apicultores “son responsables de la biodiversidad que tenemos en muchas zonas de Ciudad Real y de Castilla-La Mancha”. Así lo ha destacado la delegada de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural en la provincia de Ciudad Real, Amparo Bremard, quien ha destacado el claro compromiso del Gobierno regional de apoyo a este sector.

Estas ayudas se incluyen en la medida del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha 2014-2020 sobre agroambiente y clima. Se trata de ayudas plurianuales en las que las personas beneficiarias han adquirido compromisos por un periodo inicial de 5 años.

De ellas se benefician los más de 350 titulares de Castilla-La Mancha que cuentan con cerca de 90.000 colmenas en el territorio regional. En la convocatoria actual, ya se han abonado, con este último pago de hoy, una cifra cercana a los 9 millones de euros.

A finales del año pasado, el Gobierno de Castilla-La Mancha procedió a modificar el PDR para poder prorrogar y garantizará en este año 2020 las ayudas agroambientales, entre ellas las que reciben los apicultores, además de las de producción ecológica a agricultores y ganaderos en el periodo de transición de la PAC. Así, los beneficiarios pueden solicitarlo hasta el 15 de junio cuando realicen la solicitud única de esta política agraria europea.