Ocho de cada diez castellanomanchegos asegura que realizó alguna modificación en los hábitos del hogar durante los últimos meses para intentar minimizar el impacto del aumento en la luz, aunque para un 69% los cambios adoptados han reducido poco o nada la factura de la luz y sólo un 24% los considera efectivos.

El 77% de los castellanomanchegos afirma que modificó sus hábitos por la subida de la luz, pero sólo un 24% cree que sean efectivos 1

Así se desprende del estudio “La factura de la luz y los nuevos hábitos de consumo energético en el hogar” realizado por la aseguradora Mutua de Propietarios para conocer el impacto de la subida de las tarifas eléctricas en los hogares españoles y profundizar en el conocimiento que los consumidores tienen sobre el recibo y su forma actual.

“Esta relación inversa motivada por que haga lo que haga la factura de la luz siempre subepuede llevar a los consumidores adoptar conductas pasivas ante el ahorro energético, generándose el fenómeno conocido como “indefensión aprendida” que se manifiesta cuando una persona siente que es incapaz de modificar alguna situación mediante su conducta”, explica Laura López, Directora de estrategia del Grupo Mutua de Propietarios

En concreto, son 7 de cada 10 castellanomanchegos consultados los que creen que su factura de la luz aumentó con el cambio tarifario, para lo que han adoptado nuevas costumbres de uso, como evitar el consumo en horario punta (53%), modificar el horario en el uso de electrodomésticos (52%) o utilizar las programaciones ECO (18%) entre otras prácticas.

Se trata específicamente de estos cambios de horario los que, en ocasiones, afectaron a la convivencia en la comunidad de propietarios, en especial en lo referido al uso de los electrodomésticos en horas tardías. En concreto, 2 de cada 10 castellanomanchegos asegura haber tenido algún conflicto puntual en su comunidad vecinal.

La factura de la luz

Consultados acerca de la factura de la luz, los castellanomanchegos estiman que el valor medio aproximado del incremento de la factura se ubica en 15,73 euros. Específicamente, el 23% de los españoles afirma que la factura aumentó entre 11 y 20 € mensuales; un 21% entre 7 y 10 euros al mes, y un destacable 22% no saben cuantificar el incremento.

Según el informe “La factura de la luz y los nuevos hábitos de consumo energético en el hogar”, un 86% de los castellanomanchegosconoce elcambio de tarifas aplicado por el Gobierno desde el pasado 1 de junio. Los diferentes tipos de horarios (93%) y la bajada del IVA (70%), son los elementos más conocidos del cambio tarifario, aunque solo un 42% de los españolesestá al tanto de la posibilidad de contratar dos potencias diferentes para distintos momentos del día.

Sin embargo, y a pesar de conocer las nuevas medidas, son muy pocos los castellanomanchegos (1 de cada 10) que buscaron algún cambio de tarifa para intentar ahorrar con la factura de la luz. Un hecho que no sorprende si tomamos en cuenta que un 35% de los españoles no conoce la tarifa que tiene contratada.

El estudio recoge que un 36% de los españoles asegura tener tarifa de mercado regulada, y un 26% la tarifa de mercado libre, entre las que destaca la tarifa con un precio estable del Kilovatio. Aún así, el 67% considera que la tarifa contratada, la conozca o no, se adapta a sus necesidades, y un escaso 4% solicitó un estudio de consumo eléctrico después del cambio de tarifas para realizar una optimización del gasto.

Preocupados, pero con un gran desconocimiento

El estudio de Mutua de Propietarios, revela que la lavadora, horno y frigorífico son los electrodomésticos percibidos como más consumidores de energía en el hogar. Sin embargo, de éstos solamente el frigorífico se encuentra entre los tres que más consumo, según un estudio de consumo real publicado por IDAE.Por el contrario, la televisión y el ordenador se perciben como los que menos consumen.

“En este punto, se observa que los consumidores están muy influenciados por los medios de comunicación quienes han hecho numerosas recomendaciones para conseguir ahorrar energía en determinados electrodomésticos como es cargar la lavadora al máximo, lavar a menos grados centígrados, hornear más de un plato al horno cuando está encendido o regular la temperatura interior del frigorífico, influyendo en la percepción de los consumidores”, señala López.

Comunidades de propietarios

La preocupación respecto a la factura de la luz no es únicamente por el ámbito hogareño, sino que también afecta a las comunidades de propietarios. Concretamente, 3 de cada 10 comunidades de propietarios en Castilla-La Mancha convocaron reuniones para tratar el tema del consumo energético, y un 3% se plantearon el cambio de tarifa.

Por último, el informe revela una constante relación entre la edad de la persona consultada y su aproximación a todos los aspectos tarifarios y de la factura. “La influencia de la edad es determinante: las personas más mayores tienen un nivel de conocimiento inferior de la factura, son los que menos hábitos han modificado y los que menos creen que puede afectar el cambio tarifario en el precio final de su factura”, concluye la Directora del estrategia del Grupo Mutua de Propietarios.