Castilla-La Mancha se ha convertido en la Comunidad Autónoma con más obras en marcha en materia sanitaria de toda España gracias a los cinco proyectos que la región está afrontando, los nuevos hospitales de Toledo, Cuenca, Guadalajara, Albacete y Puertollano. Proyectos que a su término traerán 600 camas nuevas, en máximo dimensionamiento, y 2.000 profesionales más a Castilla-La Mancha.

De esta forma lo ha avanzado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante la presentación, este martes en el marco de la Feria de Albacete, del proyecto del Plan Funcional del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, que permitirá disponer en la ciudad de prácticamente un nuevo hospital, con casi el doble de metros cuadrados y el setenta por ciento de la superficie actual reformada.

García-Page ha garantizado que la obra de este nuevo centro sanitario “está financiada” a pesar de la inestabilidad política que padece el país. En este sentido, ha pedido que se pueda “desligar” la financiación de la Sanidad, Educación y los grandes servicios básicos “de la temporalidad que tiene todo proyecto político” y de la aprobación de los presupuestos.

Asimismo, ha avanzado que las obras del hospital albaceteño se licitarán entre noviembre y diciembre y, por tanto, “en el primer semestre del próximo año habrá ebullición en el hospital, en una obra nueva, pero en el mismo sitio”. Del mismo modo, ha anunciado que antes de que finalice el año se licitarán también las obras del nuevo hospital de Puertollano.

“El Hospital de Albacete entra ya en la recta definitiva y es una de esas obras que convivirá con la sociedad albaceteña. Está pensada para los próximos 50 o 60 años porque el mejor ahorro para una sociedad es hacer las inversiones no pensando en unas elecciones, sino en varias generaciones”, ha apuntado García-Page. Por otro lado, el jefe del Ejecutivo autonómico ha recordado que la paralización de las obras del hospital albaceteño fue “muy costosa” y que el montante de las indemnizaciones que hubo que pagar es similar al coste de construir tres nuevos centros de salud. “Pero hemos aprovechando esta incomprensible paralización para mejorar el proyecto inicial”, de la mano de los profesionales y con mejoras como el aumentando del volumen de prestaciones y del número de quirófanos ideado inicialmente.

En último lugar, el presidente autonómico ha vuelto a poner el valor la calidad del sistema sanitario español, que “no pide tarjeta de crédito” a quien necesita ser atendido, como sí ocurre en Estados Unidos, “donde hay tantos americanos que no pueden acceder a un hospital como españoles vivimos aquí”. Una realidad “que debería llevarnos a tener una visión muy optimista del país”, ha manifestado.

Un consenso altamente buscado

En otro orden de cosas, García-Page se ha referido a la Proposición No de Ley (PNL) registrada este martes de forma conjunta por los tres grupos parlamentarios en las Cortes de Castilla-La Mancha, PSOE, PP y Cs, para apoyar la participación de los representantes de los municipios ribereños de la cabecera del Tajo en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, y ha saludado el “consenso” que supone esta acción.

“Se consiguen mejor las cosas intentando fabricar consensos que jugando con los intereses públicos a ver cómo nos los arrojamos unos a otros”, ha apuntado el presidente. “Nos duele ver pasar el agua sin poderlo aprovechar, y parece mentira que haya tenido que pasar tanto tiempo para que podamos ver una iniciativa unánime firmada por los tres grupos”, ha valorado.

Por ello, ha querido “dar las gracias” al resto de grupos que han participado en esta iniciativa “porque a los dos, como llevo yo padeciendo mucho tiempo, no les va a resultar del todo fácil cuando les llamen de Madrid y les digan que qué están haciendo”, y ha insistido en la necesidad de poner a Castilla-La Mancha “por delante de la ideología”.

Durante este acto, el presidente ha estado acompañado por el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz; el delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruíz Santos; el presidente de la Diputación provincial albaceteña, Santiago Cabañero; la arquitecta Belén Ruíz Casares y el alcalde de la localidad, Vicente Casañ, con quien García-Page se reunirá el próximo 23 de septiembre para abordar “temas, retos y compromisos” que ambas instituciones tienen programadas para la capital albaceteña.