Burger King® España anuncia el cierre de todos los establecimientos propios de la cadena en la península desde hoy, sumándose a las últimas recomendaciones del Gobierno para contribuir a evitar la propagación de COVID-19. Además, Burger King® recomienda el cierre inmediato a todos los franquiciados de la marca.

Esta decisión está encaminada a contribuir con el esfuerzo colectivo que toda la sociedad española está realizando en estos difíciles momentos. Desde hoy todos los restaurantes propios de Burger King® cerrarán temporalmente sus puertas hasta que la situación de emergencia se dé por finalizada y seguirá dando servicio a domicilio a sus clientes como medida para contribuir a reducir al máximo la salida de los domicilios hasta que las autoridades lo recomienden. La cadena ha activado un protocolo especial de seguridad para el servicio a domicilio para garantizar la seguridad de empleados y clientes.

Se trata de una medida drástica, pero somos conscientes de que es necesaria para proteger la salud de los clientes y los empleados de los restaurantes, a la vez que contribuye a invitar a la población a que permanezca en casa mientras dure esta situación.