Tras una introducción histórica, y de beneficios y propiedades del vino aplicados a la salud y la belleza, Pepi Martín de Bernardo, del Centro de Estética Mixto Marber, realizó una demostración utilizando los caldos de las bodegas locales para exfoliar, tonificar e hidratar, tal y como avanzaba al inicio de la actividad la edil responsable de las Jornadas, Gemma de la Fuente, “además, al finalizar la sesión regalaremos un jabón de vino a todas las personas asistentes”.

Inmersos por completo en la VII edición de Alma del Vino, la concejala se mostró “encantada” por la actividad, “una de las novedades de la programación de este año”. El interés de las personas asistentes iba en aumento según avanzaba la sesión ya que se detallaron las diferentes aplicaciones de cada tipo de vino, los pasos para realizar un tratamiento íntegro con vino, y se respondieron todas las dudas planteadas según el tipo de piel.

Entre los ingredientes utilizados, todos ellos naturales, también estuvieron presentes la miel y el azúcar de coco. Martín de Bernardo explicó que la nutrición y la elasticidad la proporcionan los caldos lambrusco, mientras que las cualidades relajantes son características de la uva sauvignon y chianti. Cabernet o merlot son las limpiadoras por excelencia, y malbec se usa para elaborar jabones y fragancias.

Durante la demostración, se realizó un tratamiento tonificante con vino blanco, se exfolió mezclando uno de los vinos de las bodegas locales con azúcar de coco y después de realizó una mascarilla hidratante de miel y vino.

Aunque en Castilla-La Mancha se encuentra la mayor cosecha de algunas de las variedades más utilizadas en tratamientos de belleza, aún este tipo de tratamientos no están muy extendidos, tal y como explicaba la esteticista.

Al finalizar la charla y posterior demostración, los asistentes pudieron degustar vinos de las bodegas locales maridados con platos típicos de la gastronomía manchega.