La almodovareña Beatriz Acero López se ha alzado con el prestigioso primer premio nacional del Centro Español de Logística (CEL) que, en categoría ‘Universidad’, se dirige a investigadores que demuestren en sus trabajos doctorales decisivas aportaciones en el ámbito empresarial para la mejora de la gestión de la cadena de suministro.

En su caso, la tesis titulada en inglés ‘Supply chain resilience antecedents and drivers in global competition’, que en castellano se traduciría como ‘Antecedentes e impulsores de la resiliencia de la cadena de suministro en la competencia global’, aboga por invertir en estrategias para que cualquier incidente no altere la logística de entrega de pedidos.

Investigación que, con la dirección de tesis de María Jesús Sáenz, inició Acero López hace seis años en el Zaragoza Logistics Center (ZLC), instituto de investigación y formación afiliado al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Zaragoza, cobra ahora, por los efectos pandémicos del coronavirus, una muy especial relevancia.

Por aquel entonces, significaba durante la ceremonia virtual de los XXX Premios CEL ‘Al Desarrollo de la Gestión Logística’ esta doctora en la materia y profesional con un brillantísimo currículo y una gran andadura nacional e internacional, fundamentalmente en Estados Unidos y en Hong Kong, “era difícil pensar que hoy estaríamos sufriendo la mayor disfunción global de la historia”.

Ante ello, Beatriz defiende la necesidad de “estrategias como la sincromodalidad y la gestión del riesgo”, los dos grandes temas de una tesis doctoral cuya preocupación primera pasa por comprender “cuáles son las prácticas de gestión del riesgo en la cadena del suministro, que generan a la vez resiliencia y ventaja competitiva”.

Asimismo, en torno al decisivo papel que en la logística puede llegar a jugar la práctica de la ‘sincromodalidad’, “nos propusimos ahondar en este concepto y entender cuáles son los factores que contribuyen a su desarrollo e implementación exitosos” y, más allá de la teoría, se propician “cadenas de suministro más resilientes y más eficientes”.

La última parte de su tesis doctoral, por cuyo premio Beatriz Acero López reconoce como “un privilegio ver reconocido este trabajo por el CES, busca “comprender en qué manera la implantación de un proceso de gestión de riesgo de cadena de suministro puede aumentar la resiliencia, reduciendo la propensión a sufrir disfunciones”.

Cosmopolita y madre de familia de vuelta a su tierra natal

En su faceta más personal cabe referir que está casada con un madrileño, piloto de aviación comercial, padres ambos de un pequeño de 15 meses, “hongkonita” como ella misma dice por haberle traído a la vida en aquella zona de Asia oriental. Una feliz familia que, en todo caso, desde noviembre pasado, está asentada en la tierra natal de Beatriz.

Aquí dio sus primeros pasos. También los educativos. Primero en el Colegio ‘Virgen del Carmen’ y más tarde en el Instituto ‘San Juan Bautista de la Concepción’. Siguiendo la senda de su padre en la ingeniería, optó, en el campus ciudadrealeño de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), por la de Caminos, con especialización en Transportes.

Y a su vuelta de un periplo internacional formativo en Leeds (Reino Unido), se quedó en Madrid. Desde allí, de la mano de la multinacional española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), saltó a Estados Unidos, siete años. Primero en Miami. Luego en Nueva York, ciudad que adora. Después se asentarían ella y su marido en Hong Kong.

Pese a este bagaje se considera gran amante de su pueblo y del entorno campestre y natural que lo rodea. “Siempre que he podido me ha gustado mucho venir a Almodóvar y admirar también ese cielo que tenemos”, refiere. La gastronomía típica también le atrae y, sin duda, “este ambiente tranquilo del que somos unos privilegiados”.

En todo caso, nunca ha descuidado sus inquietudes académicas. De ahí su afán por realizar esta tesis doctoral ahora premiada y, por si fuera poco, a través de la institución zaragozana ZLC que le abrió las puertas al mismísimo y prestigiosísimo MIT. Muy pocos españoles lo han logrado y ella ha estado allí, en Boston, así como en su Universidad de Harvard.

Su faceta docente la ha llevado a ejercer como tal, in situ, en la Universidad de Hong Kong, región china en la que ha residido estos últimos cuatro años aproximadamente. Y ahora, desde su domicilio familiar en Almodóvar del Campo, gracias a las redes de fibra óptica, trabaja para tres universidades, dos de ellas estadounidenses y otra española.

Preguntada por su particular interés sobre la gestión de operaciones en empresas, las grandes cadenas de suministros y los riesgos de disrupciones, como puede ser ahora el coronavirus, Acero López se remonta a principios de la pasada década para citar dos grandes desastres, uno de naturaleza geológica y el otro de naturaleza humana.

Las erupciones de volcanes cuasi impronunciables en Islandia y la explosión de la central nuclear japonesa de Fukushima, “tuvieron grandes consecuencias a nivel global”. Por citar solamente un ejemplo de las consecuencias que hubo, no sólo para las grandes corporaciones, Beatriz explica que la paralización del tráfico aéreo por los humos y cenizas emanadas de la isla al norte del Atlántico provocó casi la ruina de una empresa keniana dedicada a la floricultura, en África.

Por eso en su tesis doctoral hace hincapié reiterado en la necesidad de destina mucha mayor inversión en sincromodalidad y resiliencia, conceptos relativamente recientes, sobre “los que no había demasiados estudios”.

Esta almodovareña, con un fluido manejo del inglés, a la par del castellano, como así prueba su amplio currículo, es consciente de que estas inversiones servirán para minimizar las consecuencias de todo tipo de desastres, por lo que “menos alteraciones sufrirán la logística del suministro que atañe tanto a grandes como a pequeñas empresas en esta economía globalizada que nos caracteriza”.

Entretanto, sin idea de reemprender de nuevo el vuelo, Beatriz disfruta con los suyos en Almodóvar del Campo de “lo maravilloso de poder pasear en silencio”, lejos de aquel ‘mundanal ruido’, que dijera fray Luis de León, al que ella un día, como tantos otros, alcanzó entre el apoyo de sus padres y su constante esfuerzo y empeño personales.

Felicitación pública del Ayuntamiento

Por su parte, desde el Consistorio de Almodóvar del Campo, la concejala Virginia López, que preside el Consejo Escolar Municipal, traslada públicamente a Beatriz la felicitación de toda la Corporación municipal y expresa “el orgullo que para nuestro pueblo supone contar con una persona de tanta proyección y experiencia en el campo de la logística”.

Y “que como tantos otros niños que iniciaron su formación en los colegios de nuestra localidad, en su caso en el hoy CEIP ‘Virgen del Carmen’ y que luego, antes de cursar estudios superiores en la Universidad, encauzaran su futuro en el IES ‘San Juan Bautista de la Concepción’, es todo un estímulo a la labor docente en Almodóvar”, dice.

López Fúnez también tiene palabras de felicitación para su familia, “cuyo carácter discreto y pleno de humildad, que Beatriz también atesora, es además un vivo ejemplo de lo que la sociedad debiera valorar, en el sentido de que todo esfuerzo debe tener una merecida recompensa, que deseamos sean muchas más en el futuro para esta paisana”.

Acerca del CEL

El Centro Español de Logística (CEL) es la asociación de referencia nacional e internacional para la gestión de la cadena de suministro en España, centrada en aportar valor a sus socios a través del conocimiento y la innovación en la gestión logística, generando y difundiendo conocimientos que mejoren la gestión de la cadena de suministro.

CEL también imparte excelencia en la formación de los profesionales de la función logística; aglutina y transfiere experiencias internacionales; forma y capacita a los profesionales del sector logístico anticipándose a la demanda; y generar conocimiento y crea estudios relacionados con las tendencias del mercado, entre otras acciones.