La Junta de Gobierno local presidida por la alcaldesa, Milagros Tolón, ha aprobado este viernes el convenio entre el Ayuntamiento y Telefónica para el despliegue de la red de fibra óptica en el Casco Histórico y determinadas zonas de la capital regional, lo que supone el primer paso para la ordenación del despliegue de la red pública de comunicaciones electrónicas de Toledo, capaz de proporcionar servicios de banda ancha de alta velocidad y de muy alta velocidad, en diferentes zonas de la ciudad, sin cobertura actual.

Milagros Tolón y su equipo de Gobierno cumplen así un nuevo compromiso con los residentes, comerciantes y empresarios del Casco Histórico y de las urbanizaciones de Montesión, Pozuela-La Cerca y San Bernardo; y de las áreas residenciales de Vega Baja y Circo Romano, así como del entorno de Rigoberta Menchú.

Asimismo, y dado que para la consecución del interés común de los programas de banda ancha de nueva generación ya no se precisa de la red de cobre, teniendo en cuenta el impacto de la misma en el paisaje urbano, se llevará a cabo su desmontaje, contribuyendo de esta manera a la mejora de la calidad del paisaje urbano de la ciudad de Toledo.

Como ha manifestado la alcaldesa en los últimos días, desde su llegada al Gobierno municipal el contacto con empresas y firmas del sector ha sido intenso y constante. “Llevamos tres años trabajando intensamente en esta cuestión, pues siempre lo hemos considerado un agravio comparativo con otros barrios”, ha señalado en reiteradas ocasiones, para añadir que “no puede ser que empresas, comercios, autónomos y vecinos no disfruten de fibra óptica en el Casco Histórico en pleno siglo XXI”.

De esta forma, Milagros Tolón da respuesta a una demanda histórica del barrio antiguo, y al fin Toledo verá materializada esta instalación con la que, además, se disminuirá el cableado visible contribuyendo a una mejor imagen paisajística acorde a la Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Acuerdo para la gestión de contenedores de ropa usada

La Junta de Gobierno local también ha dado el visto bueno al convenio entre el Ayuntamiento de Toledo y Cáritas Diocesana para la instalación y gestión de contenedores para la recogida de ropa usada, dando respuesta a una problemática de años en la gestión, emplazamiento y decoro de este servicio con el fin de mejorar la estética de la ciudad y colaborar con la institución social ofreciéndoles la posibilidad de emplazar en la vía pública contenedores como medida de promoción e inserción laboral.

Cáritas Diocesana desarrolla un programa de reutilización de ropa usada mediante la recogida de estos residuos en las Cáritas parroquiales y mediante la instalación de contenedores metálicos destinados a este fin, demostrando una dilatada experiencia en esta labor destinada a la ayuda social de personas necesitadas.

En total, Cáritas instalará 12 contenedores autorizados por el Ayuntamiento en vía pública, en diferentes barrios, que se sumarán a los depósitos que la entidad social mantiene en espacios de propiedad privada en parroquias e instalaciones como la Academia de Infantería, el Club Deportivo Pozuela o la estación de servicio Repsol en el Paseo de la Rosa, entre otras.