Se han tenido en cuenta sobre todo los vinos elaborados a partir de las variedades autóctonas como la blanca airén y la tinta tempranillo, recogiéndose las muestras de las bodegas con mayor producción representativa de las cuatro provincias (Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo) que conforman la Denominación de Origen La Mancha.

Los responsables técnicos del Consejo Regulador decidieron calificar la Añada 2016 como ‘muy buena’ a tenor de las puntuaciones otorgadas por los catadores, donde un porcentaje de los vinos evaluados “superó el baremo de los 80 puntos en su mayoría”, reflejando la muy buena calidad de los vinos elaborados en 2016.

Los vinos se han sometido a valoración siguiendo las directrices de la ficha de cata por la OIV (Organización Internacional del Vino y la Viña) que rige las normas para los concursos internacionales. Se ha tenido en cuenta en el panel, la opinión heterogénea tanto de sumilleres y profesionales del sector vitivinícola como el criterio de consumidores finales.

Una de las conclusiones aportadas en la última sesión plenaria celebrada en la sede del Consejo Regulador, el pasado 8 de junio donde se aprobó la calificación, fueron las factores climatológicos que circunstancialmente condicionaron la vendimia pasada. A pesar de que el verano pudo haber influido en la maduración de la uva durante las altas temperaturas a finales del mes de agosto y comienzos de septiembre, la calidad del fruto entrante en bodega no resintió presentado un estado sanitario óptimo. Una tónica habitual en la viticultura de La Mancha, donde el gran número de horas de sol al año dificulta la aparición de plagas y enfermedades de carácter fúngico.

También te puede interesar:  García-Page valora positivamente que Castilla-La Mancha sea la región que más va crecer en 2017, según el Centro de Predicción Económica

La concienciación por la calidad de la uva en la parcela desde el propio agricultor, junto a las modernas inversiones en tecnología y una mayor profesionalización de los técnicos en bodega también están detrás del salto creciente en calidad para los vinos DO La Mancha en la última década.