El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan también presentará alegaciones desfavorables a la instalación en el término municipal de la ciudad -en la carretera de Manzanares, próxima a las termosolares- de una macrogranja de cerdos que, según dijo a los medios la alcaldesa “podría contaminar el Acuífero 23, algo que desde el equipo de Gobierno no vamos a permitir”.

Hace unos días comentamos que los ecologistas también habían presentado alegaciones contra este macrocomplejo para la cría del cerdo de cebo.

Alcázar de San Juan cuenta con 8 espacios naturales protegidos, la mayor parte de ellos humedales, además de situarse encima de una importante fuente de agua subterránea como es el Acuífero 23. Estas peculiares características hacen que “sea muy improbable” que pueda instalarse en el término municipal una granja de explotación masiva de cerdos como la que ha iniciado ahora la solicitud.

Así lo trasladó la alcaldesa alcazareña a los medios de comunicación, después de explicar que el lugar en el que quiere instalarse se encuentra a las afueras del casco urbano, próxima a las termosolares y a la EATIM de Cinco Casas y cercana a un paraje natural protegido. “La solicitud se encuentra en período de alegaciones y pendiente de los informes medio ambientales de la Junta de Comunidades”. Unos informes que la primera edil espera que sean desfavorables por el impacto ambiental que este tipo de instalaciones ganaderas puede ocasionar. No obstante, desde el Ayuntamiento se presentarán alegaciones oponiéndose a la instalación de esta macrogranja.