Valverde de los Arroyos (Guadalajara), 25 de junio de 2017.- El delegado de la Junta en Guadalajara, Alberto Rojo, ha participado en la celebración de la Octava del Corpus en Valverde de los Arroyos, la primera realizada tras la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) otorgada por el Gobierno regional y aprobada en el Consejo de Gobierno del 23 de mayo.
 
Durante el trascurso de esta celebración, en la que también ha estado presente el alcalde de la localidad, José Luis Bermejo, Alberto Rojo ha puesto de manifiesto la importancia de esta festividad “una de las tradiciones con más arraigo en la provincia de Guadalajara” y ha destacado la contribución de la declaración de BIC “a la defensa de esta manifestación cultural inmaterial, trasmitida de generación en generación y que forma parte de la memoria colectiva de Valverde de los Arroyos y de toda su Comarca”.
 
El delegado de la Junta en Guadalajara ha incidido a la contribución de esta celebración “a la dinamización social y turística de la zona” y ha recordado que Valverde de los Arroyos es “uno de los dos pueblos de la provincia incluidos en la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España, por lo que siempre hay muchos motivos para visitarlo”.
 
Asimismo, Alberto Rojo ha agradecido a la Asociación de Danzantes de Valverde de los Arroyos “su dinamismo, su respeto por las tradiciones y su trabajo incansable para conseguir que la Octava del Corpus sea reconocida y compartida por la comunidad como parte integrante y representativa de su patrimonio cultural y su memoria colectiva”.
 
El delegado de la Junta se ha sumado también al homenaje que esta Asociación ha rendido hoy al fotógrafo Santiago Bernal, por ser uno de los seguidores más fieles a esta tradición y haberla inmortalizado año tras año a través del objetivo de su cámara. Bernal asistió por primera vez a esta festividad en el año 1954 y, según él mismo ha señalado, desde entonces no ha faltado prácticamente ningún año.

También te puede interesar:  El Gobierno regional publica la convocatoria de ayudas para proyectos de investigación científica y transferencia tecnológica, con un presupuesto de 12 millones de euros