Los diferentes episodios y niveles de reclusión derivados del coronavirus fueron largos y duros, especialmente para los menores de edad. Aunque se vieron afectados en distintos sentidos, la falta de educación presencial fue una de las consecuencias más evidentes. Por eso, prácticamente desde que el Gobierno decretó el estado de alarma, Adamo buscó colaborar haciendo lo que mejor sabe, es decir, proporcionando fibra óptica de 1.000 MB, la más rápida disponible en el mercado actual. De esta manera, gracias al programa Adamo Ayuda, niños de 580 familias sin recursos pudieron seguir con sus estudios desde casa y a través de Internet, de forma gratuita, durante los distintos momentos de confinamiento provocados por el coronavirus.

Adamo le facilitó Internet gratis a niños de 580 familias sin recursos para estudiar on line durante el aislamiento por coronavirus 1

Más de un año de apoyo

La iniciativa se puso en marcha en abril de 2020 y fue gestionada con la colaboración de centros educativos y departamentos de servicios sociales municipales. El objetivo inicial es dar cobertura para que los alumnos pudiesen terminar el curso escolar pasado. Pero, a causa de los acontecimientos, en Adamio decidieron ampliar el horizonte temporal de dicho respaldo a hogares en riesgo de exclusión social.. De hecho, en la actualidad, el operador continúa suministrando Internet de alta velocidad gratuito a los que fueron aceptados en su día como beneficiarios de Adamo Ayuda.

Internet para hacer los deberes

Las muestras de agradecimiento por el proyecto llegaron a Adamo desde todos los implicados al programa: servicios sociales de los ayuntamientos, centros educativos y familias. Cómo no, también de los niños. Mauro, alumno de la Ecola Vedruna Bellpuig -en Lleida-, se expresó así: “Os escribo este correo para agradecer que nos ayudéis a tener Internet para poder hacer los deberes, muchas gracias”.

“Una brisa de aire fresco”

Por su parte, Laura Izquierdo, del Departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Piélagos (Cantabria), lo resumió de la siguiente forma: “Fue una situación nueva para todos y hubo que tomar decisiones. Para algunas familias era imposible económica o técnicamente -por falta de infraestructura- pasarse a la formación on line. Por ello, el recurso de Adamo nos facilitó que esos niños no se quedasen descolgados del ritmo de los coles. A las familias les cambió la forma de entender la educación, se les abrió un mundo. Fue una brisa de aire fresco en una situación sin precedentes, Internet se volvió, y es, una necesidad. Familias, centros y servicios sociales municipales estamos muy agradecidos”, concluye.

Adamo le facilitó Internet gratis a niños de 580 familias sin recursos para estudiar on line durante el aislamiento por coronavirus 2

Nuevo paradigma surgido por la COVID-19

Este programa de apoyo a los hogares con menos recursos fue puesto en marcha para cubrir una necesidad temporal. Sin embargo, está enmarcado en el compromiso de Adamo de brindar cobertura a los profundos cambios vitales , sociológicos, sanitarios, sociales y laborales que ya son una realidad. Desde el cambio de domicilio a municipios con menos población y las citas médicas por Internet, pasando por los ya imprescindibles teletrabajo y la citada formación en remoto, hasta el comercio y el ocio on line.

El coronavirus no frena la expansión de Adamo

En este sentido, destacar que el ritmo de despliegue de la empresa apenas se ve influenciado por la pandemia, puesteo que Adamo lleva fibra óptica a 25.000 nuevos hogares al mes en España pese a la pandemia.

Internet de calidad para todos

El proceso para reinventarse mediante la digitalización debe ir acompañado de una igualdad de oportunidades, también tecnológica y de telecomunicaciones. Para esto, resulta clave que la fibra óptica llegue a todos los rincones y zonas desconectadas. De ahí que la empresa se haya convertido en el operador de referencia en la España rural, ofreciendo servicio en pueblos y zonas donde otros no llegan.

Esto es gracias a una red de fibra óptica propia que cubre los 10.000 kilómetros de extensión, y que cuenta con la tecnología necesaria para conectar al mundo rural, gracias a las cuales Adamo ya ofrece servicio en 700 municipios de todo el territorio nacional.