Con motivo del Día del Daño Cerebral, que se conmemorará mañana sábado, la Asociación de Daño Cerebral Sobrevenido de Castilla-La Mancha (ADACE CLM) ha instalado una mesa informativa y de sensibilización sobre el cuidado de la tensión cardiovascular y las lesiones en el cerebro. Profesionales de enfermería han medido la tensión y valorado los riesgos de las personas que se han acercado a la mesa, y se ha llevado a cabo una cuestación por las calles de la capital.

Con motivo del Día del Daño Cerebral, que se conmemorará mañana sábado, la Asociación de Daño Cerebral Sobrevenido de Castilla-La Mancha (ADACE CLM) ha instalado una mesa informativa y de sensibilización sobre el cuidado de la tensión cardiovascular y las lesiones en el cerebro. Profesionales de enfermería han medido la tensión y valorado los riesgos de las personas que se han acercado a la mesa, y se ha llevado a cabo una cuestación por las calles de la capital.

A mediodía han leído un manifiesto con el lema “Una vida salvada merece ser vivida”. Primitiva González, neuropsicóloga de ADACE en Ciudad Real, reconocía que “es una manera de sensibilizar a toda la población en estas lesiones que se producen por ictus, traumatismo craneoencefálicos, tumores… y que repercute en las necesidades de apoyo”.

Además este año se quiere hacer hincapié en el daño cerebral invisible. “Hay problemas cognitivos, emocionales, que solamente los perciben los familiares que viven de manera continua con el afectado y que al no ser visibles, no se habilitan los recursos para atenderlos”.

ADACE CLM reclama una Estrategia Nacional de Atención al Daño Cerebral para coordinar los recursos sanitarios y sociales, y un código diagnóstico tras las altas hospitalarias, para ver los casos que hay y cuáles son sus necesidades.