La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM) se mostró profundamente indignada por lo que considera un nuevo “desplante” en los medios de comunicación hacia el colectivo, por parte de la Guardia Civil, al conocerse la supuesta detención de un hombre como presunto autor de un delito contra la fauna.

Indignación de los AAMM de CLM con la Guardia Civil 1

De acuerdo a lo explicado por APAM-CLM en nota de prensa, los hechos en cuestión tienen que ver con la “manipulación” de las fotografías publicadas en los medios de comunicación, así como la descripción de los hechos sucedidos “de forma poco veraz”.

Es que, la Guardia Civil en nota de prensa, informó de la supuesta detención del presunto autor de un delito contra la fauna, luego de ser localizado el cadáver de un águila real presuntamente envenenada, así como varios zorros y conejos muertos por medios ilícitos. La nota de prensa enviada desde el instituto armado está ilustrada con al menos una fotografía en primer plano del cadáver donde puede verse en forma exclusiva el escudo del cuerpo.

APAMA-CLM asegura que la localización y el levantamiento del cadáver del águila real se realizó de forma exclusiva por el Cuerpo de Agentes Medioambientales en su condición de agentes de la autoridad y policía judicial, sumándose después a la inspección ocular del terreno efectivos de la Guardia Civil.

Concluida la inspección ocular, se continuó con las investigaciones para poder dar con el posible autor o autores de tales hechos presuntamente delictivos que derivaron en la supuesta “detención” del presunto autor.

Los agentes de la Guardia Civil no llegaron a tiempo ni siquiera para ver ni fotografiar al malogrado animal, siendo esos documentos gráficos propiedad exclusiva del Cuerpo de Agentes Medioambientales que, no obstante, fueron integrados en las diligencias de las actuaciones conjuntas, formando parte de la documentación entregada a la autoridad judicial.

De manera deliberada y burda, se manipularon las fotografías para difundirlas recortadas en la prensa, dando visibilidad únicamente al colectivo de la Guardia Civil. Tan grotesca es la situación que hasta se puede llegar a adivinar que la manga que sujeta al animal y que se ve en segundo plano, pertenece al uniforme del Cuerpo de Agentes Medioambientales y no a la Guardia Civil. En otras fotografías incluso se ven los testigos métricos de los Agentes Medioambientales junto al cadáver del animal.

De la misma forma, en la nota difundida a prensa parece entenderse que la función de los Agentes Medioambientales fue de meros avisadores de los hechos.

Y es que se trata de una actitud que la Guardia Civil suele repetir: atribuirse hechos que no son suyos, siendo ya numerosos los ejemplos en los que se arroga méritos y actuaiones de nuestro colectivo tergiversando la realidad. Esta cuestión que nos parece “intolerable” e “innecesaria” entre otros motivos por el mencionado reconocimiento social del que ya goza.

Se puede pensar que todo esto se hace por parte de los mandos de la denominada benemérita con la única pretensión de monopolizar las actuaciones de Policía Medioambiental hacia su cuerpo, un ejercicio soez de combatir o eliminar una supuesta e imaginaria rivalidad en sus funciones que solamente consigue reforzar el ego de intereses corporativos absurdos en contra de una eficiencia y eficacia en la defensa de la naturaleza impropia de un colectivo que se abandera como garante de los derechos de los ciudadanos.

Hay que tener en cuenta que el Cuerpo de Agentes Medioambientales es un colectivo profundamente especializado, con más de 150 años de historia, que tiene muchos más efectivos que el SEPRONA de la Guardia Civil en nuestra región y con una gran implantación en todo el territorio, siendo sus competencias en materia de medioambiente exclusivas en la comunidad autónoma.

Dicho esto, no queremos dejar de mencionar la estupenda relación que existe de forma genérica entre los miembros “rasos” de la Guardia Civil y el Cuerpo de Agentes Medioambientales, donde se crean unas sinergias a pie de campo que redundan en magníficos resultados. Pero esta colaboración recíproca y no subordinada parece olvidarse en algún punto de la escala de mandos o en sus gabinetes de prensa, donde abunda el desprecio, la arrogancia y la falta de compañerismo hacia el colectivo de Agentes Medioambientales.

La indignación por este tema es general en el colectivo, y por eso la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha no tolerará este tipo de desplantes, vengan de donde vengan. Se ocupará de hacerse eco siempre de la verdad, desmontando los bulos o noticias inciertas, o imprecisas con objetivo de menospreciar a este cuerpo con los medios que tenga a su disposición.