La Consejería de Educación ya recibió 295 solicitudes para la convocatoria de subvenciones a proyectos de investigación científica y transferencia tecnológica convocada por el Gobierno regional el pasado mes de diciembre con un presupuesto de ocho millones de euros y que viene a complementar la convocatoria resuelta a mediados del pasado año que ha permitido la puesta en macha de 113 proyectos de investigación y que estaba dotada con 12 millones de euros.

Así lo dio a conocer el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, durante su visita al Campus de la Universidad de Castilla-La mancha en Toledo. Allí conoció más detalles del desarrollo del proyecto de investigación ‘Selección de microorganismos probióticos para su utilización como agentes de biocontrol en la elaboración del queso manchego’, y que es uno de los seleccionados y subvencionados en la convocatoria anterior.

En declaraciones a los medios, Felpeto destacó el esfuerzo realizado por el Gobierno regional para recuperar y reforzar la actividad investigadora, después de años de estar paralizada, y ha recordado que el pasado año se resolvió una primera convocatoria con 113 proyectos seleccionados y un presupuesto de 12 millones de euros y la que está ahora en proceso cuenta con ocho millones más.

Se refirió a la presencia creciente de mujeres en los proyectos de investigación, y así resaltó que de los 113 proyectos ya en marcha, 89 están liderados por la UCLM y de ellos un 34% liderados por mujeres; además de las solicitudes presentadas para la nueva convocatoria, 218 proceden de la UCLM y un 43% de ellas, están encabezadas por investigadoras.

Felpeto ha agradecido la implicación y el compromiso de los centros de investigación y las universidades en el desarrollo de estos proyectos y el interés en participar en los futuros y ha recalcado el compromiso del Gobierno regional de dar continuidad a estas convocatorias, por lo que suponen “la investigación supone en la generación de riqueza y empleo para Castilla-La Mancha”.

Así, explicó que las ayudas tienen como objetivo fomentar la excelencia investigadora y contribuir a consolidar líneas y grupos de investigación estratégios en la región. Las ayudas están cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco de la RIS3 regional.

En su visita al laboratorio donde se desarrolla el proyecto que lidera como investigadora principal María de los Llanos Palop, el consejero ha estado acompañado, además de por varios investigadores, por la vicerrectora de Docencia y Relaciones Internacionales de la UCLM, Fátima Guadamillas; y por el decano de la Facultad de Bioquímica, Javier Tapiador.

Llanos Palop y el investigador del Instituto Regional de Investigación Agraria y Forestal, Ramón Arias, que desarrolla un subproyecto sobre la aplicación práctica, han explicado tanto al consejero y como a los medios de comunicación presentes las principales líneas en las que trabajan.

Entidades solicitantes y temáticas

En cuanto a los 295 nuevos proyectos que se han presentado a la segunda convocatoria 218 proceden de la Universidad de Castilla-La Mancha, 31 de la Universidad de Alcalá en Guadalajara, uno de la UNED, cuatro del CSIC, dos del IRIAF, 31 del SESCAM y la Fundación Hospital Nacional de Parapléjicos y ocho de otros centros de investigación.

La convocatoria de proyectos de investigación científica contemlaba cuatro modalidades de proyectos: proyectos de investigación científica, proyectos de transferencia directa de tecnología, proyectos de retorno y retención del talento y proyectos dirigidos por jóvenes investigadores.

Por temáticas, 28 de ellos son de la rama de Arte y Humanidades, 65 de Ciencias, 79 de Ciencias de la Salud, 55 de Ciencias Sociales y Jurídicas y 68 de Ingeniería y Arquitectura.

Los proyectos presentados a la convocatoria, como ya ocurriera el pasado año con la anterior se remitirán a la Agencia Estatal de Investigación, dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, para su evaluación, certificando con ello la aplicación de los principios de objetividad, independencia y eficiencia en la asignación de los recursos.