La ciudad manchega de Alcázar de San Juan ha informado que durante los meses de marzo y abril de 2020 registrado un total de 188 fallecidos, 109 en marzo y 79 en abril.

La crisis del coronavirus Covid-19 ha impactado en muchas localidades manchegas, que han necesitado reorganizar sus servicios funerarios para aplicar las limitaciones de la ley en cuanto al número de asistentes. Además se han construido 48 bóvedas nuevas, las mitad ya previstas y las otras 24 de urgencia para afrontar esta situación.