18 vecinas de Argamasilla de Calatrava ya está oficialmente capacitadas y acreditadas para realizar las tareas de montaje de placas solares en plantas fotovoltaicas, una vez han completado los dos meses de formación del curso enmarcado en el Programa ‘Puentes hacia el empleo’ de Cruz Roja Española en colaboración con el Ayuntamiento.

En la tarde de ayer lunes se procedía a la clausura de esa importante acción formativa, con la entrega de los diplomas acreditativos a las mujeres que han aprovechado esta oportunidad, cuya pretensión es contribuir a facilitar su acceso al mercado laboral ahora que en la comarca hay proyectadas numerosas explotaciones de energía solar.

Jacinta Monroy recalcaba además el “perfil vulnerable” de las asistentes, que por sus propios condicionantes a algunas de ellas les ha resultado complicado completar el curso, “pero han demostrado con su esfuerzo e interés que es posible sobreponerse a casi cualquier cosa cuando de lo que se trata es de apostar por un futuro de provecho”.

Así lo ponía de manifiesto la alcaldesa, que estuvo acompañada en el acto por la delegada especial de Cruz Roja Española, Rosario Lafuente; su homóloga a nivel local, Victoria Trapero; la directora provincial de la Consejería de Igualdad, Manuela Nieto; o la orientadora de la organización convocante, Elena Gómez.

Monroy Torrico agradecía a todas las instituciones que han contribuido a hacer posible este curso iniciado por 22 participantes y que ha sido posible gracias a fondos estatales canalizados a través de la Junta de Comunidades de C-LM y fondos europeos gestionados por Cruz Roja, con la colaboración añadida del Ayuntamiento y de su Centro de la Mujer.

La regidora significaba también que, una vez ha concluido tan intenso periodo formativo de un total de 160 horas y la visita a una planta ya en funcionamiento, “se abre ahora para ellas una oportunidad laboral en instalaciones fotovoltaicas y ahí estaremos para buscarles ese puesto de trabajo que es lo que, al final, conduce a la igualdad”.

En este sentido cabe destacar que el acto de clausura venía a insuflar optimismo en una jornada marcada, como decía la alcaldesa, por el recuerdo a las víctimas de “la violencia machista y la violencia vicaria” tras la concentración silenciosa que al mediodía había tenido lugar en la Plaza del Ayuntamiento, convocada por la FEMP a la vista de los últimos sucesos conocidos de esta lacra.

Por su parte, Rosario Lafuente explicó como “éste es un proyecto ilusionante para las mujeres, pero también para Cruz Roja cuyo mayor deseo es estar al lado de las personas más vulnerables”, por lo que más allá de la importante formación recibida, “es importante que accedan a ese mercado laboral en igualdad de oportunidades”.

Por eso les instaba la delegada especial a que sigan luchando una vez han logrado su título y “ojalá estas mujeres puedan decir que gracias a la ayuda de la Administración y de Cruz Roja han conseguido esa igualdad tan deseada, aun cuando siendo personas muy vulnerables algunas de ellas, van a conseguir acceder al mercado laboral”, subrayó.

Y Manoli Nieto ensalzaba la labor por la igualdad del Consistorio rabanero, “primero porque gestiona uno de los 26 Centros de la Mujer que tenemos en la provincia y que gracias al Ayuntamiento hay tres profesionales totalmente cualificadas para atender a las mujeres, sean o no víctimas de violencia de género”.

Pero también, en alianza con Cruz Roja, “utilizando muy bien el importe económico que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha traslada a este Ayuntamiento para hacer actividades lo han invertido en este importante proyecto, dando posibilidad a estas 18 mujeres de trabajar en un sector muy masculinizado, pero emergente y de gran inversión en la comarca”.