La telemedicina se ha convertido en una excelente opción para contribuir a mejorar la calidad de vida de aquellas personas que convivan con enfermedades crónicas como la diabetes. Aunque ya había comenzado a despertar un gran interés antes de la crisis sanitaria, las diversas ventajas que aporta para este tipo de casos han hecho que este tipo de soluciones se hayan posicionado como un magnífico apoyo para controlar esta patología. Entre estos beneficios se encuentran la mejora de la gestión diaria de la enfermedad gracias al registro y almacenamiento de datos biomédicos, y también como consecuencia de una mayor comunicación entre médico y paciente, el incremento de la motivación y adherencia al tratamiento de la persona con diabetes y, gracias a la oportunidad de acceder a servicios de coaching de salud personalizados, permite adoptar y mantener un estilo de vida saludable de una manera mucho más sencilla.

Según la última tanda de encuestas realizada en agosto por Cigna para su estudio ‘COVID-19 Global Impact’, perteneciente al informe anual de la aseguradora 360º Well-Being Survey 2020’, 6 de cada 10 españoles optarían por acceder a consultas médicas online si tuviesen la oportunidad, un porcentaje muy por encima del 48% obtenido antes de la pandemia, y algo superior a los datos de abril (57%) y junio (53%) de 2020. Estas cifras demuestran que la población española confía cada vez más en este tipo de tecnología por la posibilidad que ofrece de mejorar el acceso a la atención médica para todo tipo de pacientes, al mismo tiempo que contribuye positivamente a la sostenibilidad del sistema sanitario.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra este 14 de noviembre, el departamento médico de Cigna España concreta las principales ventajas que puede ofrecer la telemedicina a los pacientes con diabetes:

Favorece la personalización y la comunicación entré médico y paciente

Gracias a la posibilidad de acceder a videoconsultas de forma inmediata y siempre que sea necesario, la proximidad y la interacción entre médico y paciente es mayor. Esto favorece que exista un mayor seguimiento y cercanía en la atención sanitaria.

Mejora el control diario de la enfermedad gracias al registro de datos

La diabetes requiere una monitorización constante de diversos parámetros biomédicos, especialmente de la glucosa en sangre. Gracias a las herramientas de telemedicina, ahora es posible medir permanentemente y en cualquier momento estos datos, permitiendo detectar patrones anormales y evitar situaciones extremas (hipoglucemias o hiperglucemias).

Optimización del seguimiento asistencial

Gracias a los dispositivos electrónicos que registran los datos biomédicos mencionados, es posible sincronizar toda esta información con una plataforma que los integre, y que permita al profesional de la salud realizar un seguimiento asistencial y tomar cualquier decisión terapéutica si fuese necesario.

Vida más saludable gracias a los servicios de coaching

Además del control de la glucosa, el tratamiento de la diabetes se basa en otros dos pilares: dieta adecuada y ejercicio físico. En este sentido, determinadas plataformas de telemedicina permiten acceder a un servicio de coaching de salud que ayude a readaptar hábitos nocivos del día a día hacia un estilo de vida saludable. Es el caso de Cigna Wellbeing App™ y Doctor Cigna. Este último, además, cuenta con un programa de seguimiento a pacientes con patologías crónicas, entre ellas, la diabetes, que presta orientación y asesoramiento periódico en cuestiones relacionadas con su salud y bienestar, centrándose específicamente en el manejo de la enfermedad.

Incrementa la motivación, el autocontrol y adherencia al tratamiento de la persona con diabetes

Numerosos estudios han demostrado que el hecho de llevar un registro de los datos biomédicos, y acceder de forma ágil y cómoda al personal sanitario de referencia, desde cualquier lugar y en cualquier momento, sirve para incrementar la motivación de la persona con diabetes y le ayuda a mejorar el manejo de su enfermedad, lo que tiene un efecto muy positivo en términos de adherencia terapéutica.

Aumenta el conocimiento del paciente sobre su propia condición

La diabetes es una enfermedad crónica que hay que aprender a manejar desde el principio si se quiere mantener bajo control y evitar futuras complicaciones. Gracias a la telemedicina, es posible acceder a información y formación de todo tipo, adaptadas a las necesidades individuales del paciente y procedentes de fuentes sanitarias fiables y de calidad.

Por supuesto, las ventajas de la telemedicina no solo las percibe el propio paciente, también los profesionales sanitarios. Gracias a ella, se logra una mayor eficiencia y efectividad en el manejo de enfermedades crónicas como la diabetes. Esto es posible gracias a la reducción de visitas presenciales, al ahorro de tiempo en la toma de decisiones terapéuticas, gracias a la posibilidad de intercambiar información con otros profesionales médicos, o a la disminución de las complicaciones relacionadas con la diabetes y sus costes asociados, a causa de la mejora de la adherencia terapéutica de los pacientes y un mayor control de la patología.