Las personas han cambiado sus hábitos para adaptarse al confinamiento obligatorio, y existen grupos de población que lo han hecho en mayor medida. Tal es el caso de los niños, cuya infancia se encuentra interrumpida por esta clausura, clave para proteger la propagación del virus. Sin embargo, la cuarentena puede implicar otros riesgos para los más pequeños: y es que según los datos que maneja el comparador Acierto.com, más de la mitad de los accidentes infantiles ocurren en casa.

Los niños durante el confinamiento: 54% de los accidentes infantiles ocurren en casa 1

En concreto, el 54% de los accidentes infantiles ocurren estando en el hogar. Las cifras también indican que es un 30% más probable que un niño tenga un percance en este contexto, que en cualquier otro, y que 2 de cada 5 se producen cuando el pequeño no está bajo supervisión de ningún adulto.

En términos más amplios, al año ocurren cerca de dos millones de accidentes domésticos. Ocurre uno cada 24 segundos. Los que más ingresos ocasionan a los pequeños son las caídas–desde la cuna, el cambiador, muebles, escaleras–. Específicamente, 2 de cada 5 accidentes infantiles se producen de esta forma. También son frecuentes los golpes y tropiezos (durante los primeros años, cuando empiezan a gatear y dar sus primeros pasos), intoxicaciones, quemaduras, asfixia y atragantamientos (en ese orden).

Qué zona de la casa es más peligrosa

En relación a las zonas más peligrosas de la casa, la principal protagonista es la cocina. Tampoco hay que perder de vista el baño, sobre todo al considerar los ahogamientos infantiles en España que se duplicaron en los últimos 5 años. Si bien son más propensos en épocas estivales y en el exterior, no hay que perder de vista a los pequeños en la bañera en ningún momento.

Por otra parte, la edad más frecuente de consultas hospitalarias por accidentes es la que franja de 2 a 3 años. Aunque los menores de 5 años son los más perjudicados. Otros factores que influyen en los accidentes son el azar (50%), descuidos (19%), imprudencia (17%) y la intervención de una segunda persona (5%).

Afortunadamente, contar con un seguro de salud es de gran ayuda en dichas circunstancias. De hecho, muchas compañías cubren a los menores de 10 años. Algunos los incluyen en la póliza familiar y otras permiten el contrato de un seguro de salud específico para ellos –depende de distintos factores, de la edad del pequeño, etcétera–. Además, la mayoría cuentan con asesoramiento telefónico 24 horas, ideal para salir de dudas ante determinados casos.

Otros percances con niños en casa

Más allá de los accidentes, hay otro tipo de incidentes que podrían incrementarse en estos días de aislamiento. Se trata de percances ocasionados dentro del domicilio como consecuencia de los juegos, un despiste, etcétera. Aquí es cuando la cobertura de responsabilidad civil familiar de los seguros de hogar entra en acción.

Esta se responsabiliza en caso de que el pequeño, por ejemplo, tire un juguete por la ventana que ocasione un daño, deje el grifo abierto en el baño con el tapón puesto, juegue a la pelota y se rompa un vidrio del vecino, etcétera.

Recomendaciones para un hogar seguro con niños

Por suerte, la mayoría de los accidentes referidos se pueden evitar al tomar medidas adecuadas. En primer lugar, hay que evitar dejar solos a los niños, especialmente en el baño o la cocina. Los resbalones en la bañera pueden ser muy peligrosos, así como la combinación de aparatos eléctricos y agua. En la cocina, hay numerosos utensilios y productos tóxicos al alcances de los niños.

Hay que implementar barreras físicas en los accesos a zonas peligrosas, no dejar ningún objeto pequeño a la vista (monedas, pilas, caramelos), y proteger los enchufes y alargadores. También se exige extremo cuidado al manipular estufas, hornillos y radiadores, así como al guardar medicinas, cosméticos y geles.

Los expertos recomiendan gatear por la casa a la misma altura de los pequeños, para detectar y eliminar riesgos potenciales, utilizar topes en las puertas para que no introduzcan los dedos en los ángulos y se lesionen y añadir protecciones acolchadas en las esquinas de los muebles.

En el caso que nos ocupa y especialmente si tenemos que salir de casa para ir a trabajar a pesar de la crisis del coronavirus, es recomendable extremar las medidas higiénicas. Sobre todo en superficies de acero inoxidable y plástico, donde más resistencia muestra el virus. No obstante, hay que tener en cuenta que la principal vía de contagio del Covid-19 es la respiratoria, no las superficies contaminadas.