Con la llegada del verano y las vacaciones son muchos los españoles que deciden salir de viaje y dejar sus viviendas vacías. Es por eso que el tercer trimestre del año es, según los datos que maneja el comparador de seguros de hogar, es el que más robos en viviendas experimenta. Y algo parecido sucede con las okupaciones. Por fortuna, existe una manera de evitar riesgos.

Cómo evitar robos y okupaciones

Así, y aunque en 2020 los robos en domicilios se redujeron por encima del 27% como consecuencia del estado de alarma, las restricciones y similares, el verano y la relajación de las medidas de este año podría disparar las cifras.

De hecho, se estima que el seguro atiende hasta un 5% más de partes por robo durante los meses estivales, y los seguros de robo responden a más de 380 mil robos en vivienda cada año. Dicho lo cual, Acierto.com recopila una serie de consejos para mantener nuestra casa segura.

Entre otros, no publicar en redes sociales que nos vamos de vacaciones es clave para evitar robos, sobre todo si cuando actuamos de esta manera tenemos activada la localización o etiquetado geográfico.

Dejar las llaves a un familiar o persona de confianza resulta muy recomendable, pues podrá subir y bajar persianas, abrir las ventanas de vez en cuando, retirar la acumulacion de correo del buzón y otras acciones que despisten a los ladrones. Directamente relacionado con esto, el comparador de seguros de hogar acierto.com no aconseja bajar las persianas por completo para que la casa parezca habitada. Eso sí, es importante que puertas y ventanas estén bien cerradas.

También podemos recurrir a programadores y bombillas inteligentes para simular que el domicilio está ocupado esos días. Lo mismo ocurre con dejar ropa tendida. Se trata de un método muy sencillo y disuasorio. No escribir nunca la dirección de la casa en el llavero, ni dejar las llaves en el coche junto con la documentación es otra recomendación de Acierto.com. E instalar una alarma de seguridad o sistema de videovigilancia es una buena opción.

Más allá del robo es conveniente cerrar los suministros y desconectar los electrodomésticos del agua y del gas para evitar fugas, incendios, inundaciones y otros percances también relacionados con el seguro de hogar.

Cómo actúa el seguro en caso de robo

Por otra parte y si ya es demasiado tarde, es importante saber cómo actúa la cobertura de robo del seguro de hogar en estos casos. Lo primero en cualquier caso será llamar a la policía e interponer una denuncia.

Resulta fundamental que no toquemos nada hasta que llegue la policía y que, a posteriori, incluyamos una lista detallada de todo lo que nos han robado (con su correspondiente documentación: facturas, fotografías, etcétera). También podemos ampliar esta lista a posteriori si lo deseamos.

Después de denunciar tendremos que ponernos en contacto con la aseguradora en un plazo máximo de 7 días y realizar la reclamación correspondiente. La compañía nos indicará cómo proceder y enviará a un perito para valorar los daños causados y los objetos que han sido sustraídos. Esta valoración del perito será la que determinará la indemnización que recibiremos (en un plazo máximo de 40 días desde la declaración del siniestro).

Es importante saber cómo nos asiste nuestra póliza y qué situaciones especiales existen. Por ejemplo, si tenemos una cerradura de seguridad pero no la habíamos activado, o si tenemos caja fuerte pero los bienes de valor estaban fuera, si la alarma no estaba conectada… Se trata de casos en los que la aseguradora podría no responder.

Por eso conviene revisar el condicionado de la póliza, comprobar sus límites, y comparar coberturas antes de contratar el seguro de hogar. Asimismo, hay aseguradoras que se encargan del reemplazo o reparación de la cerradura, pero no todas lo hacen.

Un seguro contra okupas

En el caso de las okupaciones, también es posible optar por un seguro de hogar que, además de cubrir los riesgos básicos, ofrezca cobertura en caso de okupación ilegal. O bien por un seguro de protección jurídica que contemple las reclamaciones en el ámbito de la vivienda y nos ampare legalmente si alguien okupa nuestra casa (es decir, no siempre tiene por qué tratarse de un seguro de hogar).

Con esta prestación -la de defensa jurídica- la compañía se hará cargo de las demandas de terceros y de los problemas legales fruto de la okupación. Eso sí, deberás tenerlo contratado antes de que se produzca el delito para poder contar con su cobertura legal.

No obstante, es importante señalar que la cobertura de defensa jurídica está pensada para hacerse cargo de los costes del procedimiento y ofrecer respaldo legal, pero que no soluciona el problema de los desperfectos en el domicilio.

La otra alternativa es contratar un seguro anti-okupas o bien un seguro de hogar multirriesgo que aporte soluciones en caso de daños materiales. Antes de contratar un seguro de hogar es importante comprobar que cubre los daños por actos vandálicos o que incluye una garantía específica de daños materiales causados durante una okupación. Se consideran como actos vandálicos a los daños malintencionados sobre el continente y el contenido a excepción de las pintadas, inscripciones, grafitis y similares.