La Federación Española de Diabetes (FEDE) ha manifestado a la Dirección General de Salud Pública, del Ministerio de Sanidad, su más profunda decepción por la última comunicación recibida en relación a la petición de la entidad sobre la inclusión de las personas con diabetes como colectivo prioritario dentro de la Estrategia de Vacunación contra la COVID-19. A la luz de su última respuesta, Juan Francisco Perán, presidente de FEDE, ha afirmado que “vemos claramente su intención, no sólo de no proceder ahora a reconocer a las personas con diabetes como grupo de riesgo, sino que la intención del Ministerio de Sanidad no ha sido nunca hacerlo. Inicialmente necesitaban datos, posteriormente se escudaron en la falta de dosis y, ahora, nos trasladan que las personas con diabetes no tendrán prioridad, y que esperan que se les vacune siguiendo el criterio de edad”.

Tras varias solicitudes por parte de FEDE, y después de que el Ministerio de Sanidad confirmara que valorarían la posibilidad de incluir a las personas con diabetes como grupo prioritario, “su estrategia ha sido dejar pasar el tiempo e intentar que se diluyera la fuerza de la petición de FEDE, esperando a que, por edad, estuviera el mayor número de personas con diabetes vacunadas”, tal y como han declaradovarios de los miembros de la Junta Directiva de la entidad.A pesar de ello, FEDE ha recordadoal Ministerio de Sanidad que son muchas las personas jóvenes las que tienen diabetes y que siguen sin estar vacunadas; y que secontinuará reivindicando la prioridad de que las personas con diabetes sean vacunadas cuanto antes.