Los “riders” o repartidores de comida a domicilio en bicibleta se está convirtiendo en un trabajo de alto riesgo. Dos fallecidos de 22 y 25 años en Lebrija (Sevilla) y Huelva en accidentes de tráfico.

Las denuncias contra las empresas de comida a domicilio como Glovo o Deliveroo por las supuestas malas condiciones laborales ahora tienen otro gran problema. La seguridad de los “riders” cuando realizan su trabajo en la calles de las ciudades donde operan.

Los sindicatos, como CCOO, quieren denunciar ante la Inspección de Trabajo estos accidentes mortales en un sector que se considera precario como es el reparto de comida a domicilio.

Desde CCOO Andalucia comentan: “Lamentamos los últimos accidentes mortales de trabajadores de reparto a domicilio y exige mayor vigilancia y compromiso al empresariado.”

El sindicato subraya la necesidad de vigilar para prevenir los accidentes laborales que, en casis como los ocurridos esta semana, llegan a ser mortales: “hay que dotar a la Inspección de Trabajo de los medios suficientes para cumplir su función y vigilar a las empresas y a las personas trabajadoras para que su seguridad no esté en riesgo a la hora de desempeñar su trabajo”.

CCOO de Andalucía lamenta la muerte de ambos trabajadores y traslada a sus familiares y allegados todo su apoyo. Y lanza un llamamiento a las administraciones para que sitúen en primera línea de acción la prevención y el objetivo siniestralidad cero: “es inadmisible que siga habiendo personas que se dejen la vida por ir a ganarse el pan”; y a las empresas para que no antepongan “en ningún caso” el “beneficio empresarial por encima de la vida de sus trabajadores”.