El Secretario General para el Reto Demográfico, D.Francesc Boya y el presidente de la Asociación Los Pueblos más Bonitos de España, D. Francisco Mestre, se reunieron ayer en una primera toma de contacto para tomar decisiones encaminadas a la necesaria revitalización del medio rural. Entre otras cosas, esta red de pequeños municipios pidió poder acceder a los fondos de recuperación europeos, así como participar en los foros en los que se toman decisiones importantes para el desarrollo de la España rural. De esta forma, los ayuntamientos asociados podránconocer estas ayudas y optar a ellas: una cuestión de especial importancia ahora que están sufriendo los duros efectos que deja la pandemia.

En este primer encuentro institucional, D. Francesc Boya acordó apoyar al máximo la actividad de la asociación, la cual reconoce como interlocutores válidos para promover y proteger el patrimonio rural de la España Vaciada. Uno de los puntos principales del trabajo de esta asociación es su lucha contra la despoblación que sufre la mayor parte de estos municipios.

Con esta reunión, se abre una vía a la colaboración y la participación con la Asociación, que hoy ya engloba a 104 pueblos, todos con un patrimonio único y habiendo pasado los criterios de calidad que marca la red. Su presidente, D. Francisco Mestre, destacó la “sensibilidad” del

secretario General ante la realidad de estos pueblos. D. Francesc Boya “sabe que tanto la Asociación Los Pueblos más Bonitos de España como otras agrupaciones rurales somos importantes a la hora de tomar decisiones”, añadió. El presidente acudió al encuentro acompañado por el alcalde de Anento, en Zaragoza, como representante de la zona Este de la asociación.

Las medidas que pidieron ayer los pueblos de la Asociación van destinadas a que puedan afrontar el grave problema de la despoblación, sobre todo en pequeños municipios de interior. Piden, por ejemplo, una fiscalidad diferenciada, un impulso a la economía circular y servicios en igualdad de condiciones, así como ayudas para mejorar las telecomunicaciones (en muchos de los pueblos, faltan incluso cajeros automáticos) y para afrontar el varapalo en el sector turístico que muchos de estos pueblos han sufrido debido a la pandemia. Aunque, explicó Francisco Mestre, sin olvidar que “el valor de estos municipios y de la labor de la asociación va mucho más allá de llevar turistas: nos hemos convertido en una voz para reclamar mejoras necesarias y urgentes en sitios muy pequeños”.

La ayuda europea: una parte de los fondos se destinarán a ayudar al mundo rural

En el contexto de la recuperación económica, algunos de los fondos que llegarán de la Unión Europea (UE)estarán destinados al entorno rural. Es la primera vez que el programa del Reto Demográfico se incorpora en los Presupuestos Generales del Estado, que, según mantuvo en la reunión de ayer, reservará una partida para los pueblos de interior.

Para D. Francisco Mestre, existe una “urgente necesidad de que en nuestros pueblos se adopten medidas efectivas para hacer frente al problema de la despoblación, teniendo un especial cuidado en la correcta aplicación de estos fondos que vienen desde la Unión Europea, más ahora cuando la pandemia ha obligado a limitar, o incluso cerrar, gran parte del tejido productivo de estos bellos pueblos: el turismo”.